Por Lucas Rodríguez
13 septiembre, 2021

Jacinda Ardern es famosa por responder con calma e incluso humor a las preguntas más inesperadas. Pero ni siquiera esta experta de las relaciones públicas pudo esconder su sorpresa ante las dudas de un periodista, quien hizo referencia a un extraño caso ocurrido en la capital de Nueva Zelandia.

Parte de lo que hace de una persona apta para una posición de liderazgo, es tener el temperamento adecuado para soportar la presión de tener cientos, quizás miles, millones incluso, de personas atentas a cada reacción que tienes. Es por esto que algunos pasan a la historia como irascibles líderes que terminaron por ser odiados por su gobernados, mientras que otros se inscriben en la historia como algunos de los líderes más efectivos que hemos visto. 

Las maneras de tratar con las presiones del público, así como aún peor, de la prensa, han hundido a muchos. Pero si hay alguien que parece experto en lograrlo, esa es Jacinda Ardern de Nueva Zelandia.

@jacindaardern

La líder del partido laborista de su país lleva ya más de un término siendo reelegida. Sus números de aprobación ya iban altos, pero se vieron disparados a las nubes luego de que su nación fuera celebrada como el país que ha realizado la mejor campaña de prevención y tratamiento del COVID-19.

El liderazgo de Jacinda en esta situación ha dado para muchos momentos difíciles, así como más de uno algo excéntrico.

The Guardian

Sin dudas que el más extraño hasta el momento, fue uno que incluso el prestigioso diario inglés The Guardian se dio el tiempo de cubrir. En una conferencia de prensa sobre las restricciones sanitarias, un periodista le hizo una pregunta de lo más inesperada a la primera ministra:

“¿Considera usted una actividad de alto riesgo tener relaciones sexuales en las instalaciones de un hospital?”

–Pregunta realizada por una periodista a Jacinda Ardern, durante una conferencia de prensa, reproducido por The Guardian

@jacindaardern

Un poco de contexto puede ayudar a entender la situación.

The Guardian

Hace poco los medios de Nueva Zelandia reportaron una situación de lo más peculiar. En una tarde como cualquier otra, una mujer entró a una clínica, bajo la razón de que venía a visitar a uno de los pacientes. Apenas llegó a su lado, corrió la cortina que lo separaba de los demás y se dispuso a tener relaciones íntimas con él. 

@jacindaardern

Las personas que lo presenciaron dijeron que era bastante obvio lo que estaba ocurriendo, y que para ellos, eran una situación un tanto incómoda.

Fue así como la pregunta llegó a la conferencia de prensa de Jacinda y sus asesores. Ni siquiera ella pudo evitar que su rostro se contrajera por la sorpresa y extrañeza de la pregunta. Ella y su colega respondieron con humor que no, no les parecía algo conveniente a llevar a cabo, tanto durante una pandemia, como fuera de ella. 

Puede interesarte