Por Kat Gallardo
11 agosto, 2017

Yo no sé si podría vivir sin comerlo.

No dejan de ser interesantes los detalles, tradiciones y el sinfín de protocolos que tiene la familia real británica. Hace poco nos enteramos que cuando salen de viaje, deben llevar obligatoriamente algún traje o vestido negro entre sus maletas, en caso de que ocurra alguna muerte de un miembro de la familia mientras están fuera. Por ende, jamás piensen que una noticia así los pillará desprevenidos. En caso de tragedia, siempre llegarán al Reino Unido con el atuendo correcto. 

TELEGRAPH

Pero además de eso, tienen prohibiciones en la alimentación, lo que es algo extremo, pero real. Cuentan con ciertas reglas de alimentación que deben seguir incluso saliendo del país y entre esos se cuentan alimentos que no pueden probar. De acuerdo con OK! Magazine, jamás deben comer mariscos, para evitar cualquier tipo de intoxicación causada por estos alimentos del mar.

The Sun también reveló que no pueden comer carne poco cocida o cruda, así como tampoco tomar agua del grifo. El ajo es otro “no” rotundo, pues según la chef Carolyn Robb, quien trabajaba de tiempo completo en el palacio de Kensington para la princesa Diana y Carlos, los miembros de la realeza tienen diversos compromisos públicos en los que deben estar muy cerca de la gente y un buen aliento es -claramente- obligatorio.

GH

La Reina Isabel II es quien supervisa que se cumpla este estricto régimen, aunque dicen que algunos miembros de generaciones más jóvenes han ignorado esta regla de los alimentos de vez en cuando. Personalmente, creo que no tendría ningún problema siguiéndolas, pero no podría con lo del ajo, ya que me gusta bastante como condimento. Dejando eso de lado, podría ser fácilmente un miembro de la realeza y seguiré esperando a Harry por siempre. Ahora sé que podríamos comer juntos sin ningún problema.

Te puede interesar