Por Kat Gallardo
14 julio, 2017

Hay algo en sus outfits que intenta ser más que “sólo moda” pero podría molestar a muchos.

Si yo fuera Victoria y David Beckham, me preocuparía, porque Zayn y Gigi no dejan de probarnos que van en serio a tomarse los medios de todas las áreas posibles. Aparecen juntos en la portada de Vogue Agosto 2017 y se ven increíbles. Aunque también, polémicos.

Vogue

Aparecen ambos vestidos con Gucci y el concepto tras las fotos es la “fluidez de género”, que no sería más que dejar de ser estrictos en cuanto a lo que respecta a “ropa para hombre vs. ropa para mujer”.

“No se trata de la identidad de género. Se trata de las formas y lo que sientes que te queda bien ese día. Además, siempre es divertido experimentar”, dice Gigi Hadid.

Me van a perdonar, pero yo (al igual que muchas de ustedes, estoy segura) he mezclado la ropa desde que tengo memoria, sólo que jamás aparecí en Vogue. Así que no es un concepto demasiado nuevo y no estoy segura de que se encuentre tan bien llevado a cabo. No me parecería nada de raro que alguien que lucha a diario con el problema de identidad de género se sienta molesto con la ejecución.

Incluir estos temas en portadas de revistas de moda es un avance increíble, pero ¿no hubiera sido hermoso contar con alguien en portada que vive el tema de la “fluidez de género” a diario? Mal que mal, Zayn y Gigi siguen siendo una pareja heterosexual clásica. 

Por otra parte, quienes amamos el mundo de las pasarelas, sabemos que existen ejemplos concretos en donde la “fluidez” surge de forma espontánea y natural en sus diseñadores. Es cosa de hacer un repaso por el último desfile de Tom Browne y su innovadora colección de hombre.

En lo que respecta netamente a estilismo y fotografía, Gigi posa sola, junto a Zayn y también en otras imágenes junto a su hermano menor, quien también hace carrera en el mundo de la moda. Las marcas escogidas fueron Gucci, Marc Jacobs, Gucci One y Prada.

 

 

Te puede interesar