Por Ronit Rosenberg
23 abril, 2019

«Tengo dos cicatrices enormes en mi espalda y lo peor de todo es que no me siento más delgado», dijo. ¿Tiene límites la locura?

Por mucho tiempo se divulgó el rumor que la cantante mexicana Thalía se había sometido a una cirugía para remover algunas de sus costillas y así tener una cintura más delgada. La idea sonaba realmente descabellada ya que las costillas cumplen una función protectora muy importante. Junto al esternón, son la caja torácica que protege el corazón y los pulmones.

Pero nunca fue cierto. Hace un tiempo la artista publicó una foto en su cuenta de Instagram junto a un jarro de vidrio con huesos dentro y escribió, de forma de parodia, «a todos mis seguidores, aquí están las costillas que me saqué». Todos respiramos aliviados.

Pero si hay alguien que de verdad se atrevió a someterse a esa operación es el Ken Humano, Rodrigo Alves. Él para lograr ser lo más parecido al muñeco novio de Barbie estaba dispuesto a absolutamente todo, incluso a poner su vida en peligro. Quería tener la cintura más delgada y decidió retirarse cuatro costillas, dos de cada lado.

Backgrid

Para Alves someterse a un quirófano es pan de cada día. Una de esas tantas veces, estuvo a punto de morir por una infección post-operatoria, pero aún así jamás dudó en seguir operándose. En aquella oportunidad dijo que no le tenía miedo de morir en un pabellón y que lo seguiría haciendo.

Instagram Rodrigo Alves

Sin embargo, hoy se arrepiente brutalmente de haber tomado la decisión de sacarse las costillas, cirugía que le costó alrededor de 30 mil dólares. Y no por el dinero, sino por el terrible dolor que siente y las enormes cicatrices que quedaron en su espalda baja. 

Después de la cirugía debió de usar unos cuantos meses un corset que le mantuviera apretada la zona de operación y la recuperación fue muy dolorosa. Pensó que el dolor cesaría, pero aún continúa. «Me veía más pequeño de cintura cuando usaba el corset, pero cuando me lo saco ya no. Tengo dos cicatrices enormes en mi espalda y lo peor de todo es que no me siento más delgado», dijo al sitio Mail Online.

Cuando va a la playa debe usar una camisa para cubrir las cicatrices que quedaron como consecuencia de la brutal cirugía. Recientemente fue visto paseando en una playa en South Beach, Miami Florida. Allí estrenó sus nuevos implantes de pectorales que tuvieron un costo de aproximadamente 20 mil dólares.

Backgrid

«No le recomiendo a nadie la cirugía de costillas, es riesgosa, peligrosa y los resultados solo se muestran cuando usas el corset. No puedo venir a la playa con corset. El verano viene pronto y me daría mucho calor».

Alves le dijo al Mail Online que «tengo un tumulto en cada lado de las cicatrices. No sé qué es eso. Debo averiguar. Puede ser cartílago flotando».

Barcroft

El Ken Humano no ha sido el único que se atrevió a someterse a esa cirugía. La celebridad de Instagram Pixee Fox, se retiró 6 costillas para lucir una cintura como Jessica Rabbit. Ella, sin embargo, nunca ha mostrado las cicatrices ni tampoco se ha quejado de dolor. El resultado que obtuvo es realmente impactante. Cuesta creer que allí dentro realmente tenga órganos vitales que le funcionan adecuadamente.

Barcroft

¿Hasta donde tiene límites la locura humana?

Puede interesarte