Por Lucas Rodríguez
31 diciembre, 2018

¡A vivir para siempre, mis desordenados!

Como los más ancestrales de nosotros aun recordamos, un cierto pianista dijo una vez, como por mediados de los 70s,  que solo los buenos mueren jóvenes. Era su particular llamado a aprovechar la juventud y con ella, los varios placeres que esta ofrece. Los médicos a lo largo de los años han intentando advertir hasta el cansancio de los daños que una vida dedicada al placer puede acarrearnos. 

¿Pero será todo un error? Sí y no. Según un estudio de la universidad de California-Irvine, la clave estaría en la moderación. 

Pixabay

Titulado «El estudio de 90+», la investigación se dedicó a seguir el envejecimiento de 1600 participantes que se encuentren en el grupo etario más longevo. Teniendo su inicio en el 2003, el estudio arrojó un interesante dato: la gente que realiza un consumo moderado de café y alcohol vive más que los abstemios. 

Para sorpresa de los investigadores, este no fue el dato más impactante: también descubrieron que los adultos mayores de más de 70 años vivían por más años si es que presentaban sobrepeso. (¿Oyes eso? Es el sonido de la comunidad médica llorando en masa)

Pixabay

Generalmente, el consumo «moderado» de alcohol o café se define como una taza/copa diaria para la mujer y dos para el hombre. Junto con esto, no hemos de olvidar que hay un componente genético que entra en acción a la hora de tolerar el efecto del alcohol en nuestros cuerpos. 

No olvidemos que el alcoholismo es una enfermedad muy seria y terrible, que por ningún motivo debe ser tomada a la ligera. Una cerveza con los amigos o una copa con tu pareja serían el ideal, pero no dudes en buscar ayuda médica si comienzas a sentir algún síntoma de dependencia al alcohol. 

Pixabay

Ahora seguimos esperando el estudio que confirme que «moderación» es la clave para absolutamente todo. 

Puede interesarte