Por Lucas Rodríguez
22 enero, 2019

A veces las cosas más dulces de la vida, también resulta que son las más sanas para todos.

Si alguna vez tuviste la sensación de que cuando visitabas a tus abuelos, no eras solo tú el que se sentía feliz y dichoso, pues la ciencia ha llegado aquí para darte la razón. Resulta que los adultos mayores que ocupan parte de su tiempo en cuidar de sus nietos cuando sus padres necesitan salir o simplemente un merecido descanso, vivirían más tiempo y tendrían vidas más felices. 

Pixabay

La revista Evolution and Human Behaviour publicó un artículo elaborado en base a datos recopilados por un estudio sobre el envejecimiento realizado en Berlín, Alemania, a más de 500 personas de 70 años o más. El primer resultado que arrojó es que las personas que cuidan ocasionalmente de sus nietos tenían una menor tendencia a morir dentro de los próximos 20 años. Pues sí: jugando con él, estabas ayudando a prolongar la vida de tu abuelo.

El doctor Ronan Factora, de la prestigiosa Cleveland Clinic, explicó este resultado:

Hay una relación entre ocupar el tiempo en el cuidado y la reducción del stress. Si ofrecer este cuidado a los nietos y otros… es una manera por la que podemos reducir el stress, entonces estas actividades deberían beneficiar a las personas que ofrecen este cuidado como abuelos

–Ronan Factora, Cleveland Clinic

Pixabay

Un estudio similar realizado en Australia también indicó que cuidar a niños una cantidad moderada de tiempo tendría una importancia no menor en reducir el riesgo de Alzheimer. Estos se debería a que jugar con los nietos haría trabajar el cerebro de los ancianos, al mismo tiempo que alejaría los riegos de depresión. 

Junto con esto, escuchar de la boca de tu nieto cuales son las últimas tendencias de la música o que películas están de moda puede ser un gran medio de mantenerse al día con lo que está pasando en el mundo.

Pixabay

Sin embargo, el estudio advierte que pasar demasiado tiempo con los niños también puede resultar agotador y estresante para los abuelos. Es como dice el dicho: no se puede tener demasiado de algo demasiado bueno. 

Puede interesarte