Por Ronit Rosenberg
16 noviembre, 2018

Tienen otras prioridades, como el desarrollo intelectual y profesional.

Un estudio del psicólogo Satoshi Kanazawa, titulado “The Intelligence Paradox” (La paradoja de la inteligencia), afirma que las mujeres más inteligentes no tienen deseos de convertirse en madres, a pesar de tener los recursos económicos y emocionales necesarios para poder criar a hijos.

@Amberfillerup

De acuerdo a Kanazawa, las mujeres más inteligentes no sienten el instinto maternal pues la inteligencia está asociada a comportamientos evolutivos y no tradicionales. La evolución del ser humano supone avanzar en nuevos desafíos y no mantenerse en los patrones clásicos. Es decir, sienten necesidad de cumplir objetivos que reten a su intelecto.

@Jennifer.Aniston

En vez de querer convertirse en madre, las mujeres con un coeficiente intelectual mayor buscan desarrollarse profesional e intelectualmente, dejando ese paso de lado, sin ser un anhelo para ellas como para otras mujeres.

Jewel Samad

De esta teoría se podría respaldar que existen mujeres alrededor del mundo que han llegado muy lejos profesionalmente; grandes actrices, gerentes generales, empresarias, políticas, doctoras, entre otras, y que no se convirtieron jamás en madres. 

Pero esta teoría también va de la mano con que, desafortunadamente, para una mujer es prácticamente imposible desarrollarse en su máximo nivel en ambos aspectos; profesional y maternidad, pues son dos mundos que requieren absoluto compromiso y muchas veces son incompatibles. Por miedo de fallar en uno u otro, terminan dejando uno de ambos ámbitos atrás. 

No es extraño por esto mismo que los grandes puestos laborales en el mundo estén copados por hombres. Las mujeres que se dedican a sus hijos y se apartan del mundo laboral un tiempo son bastante castigadas posteriormente. Es una lucha igualitaria que aún muchos países del mundo deben combatir. 

Puede interesarte