Por Daniela Poblete
14 diciembre, 2018

Como dicen por ahí, a los amigos de cerca y a los enemigos aún más.

No es novedad que todos tengamos algún enemigo y sobretodo en el círculo femenino se da bastante debido a que se convierte en algo tóxico.

Es que la mayoría de las veces siempre existen rivalidades e incluso dentro de un mismo grupo de amigas hay algunas que fingen llevarse bien con otras. 

Con el paso del tiempo se ha dado mucho que tenemos a los enemigos más cerca, porque en varias oportunidades se disfrazan de falsas amistades que te entregan momentos buenos, pero en aquel instante que de tas vuelta no dudan en traicionarte a tus espaldas. 

Es que según reveló la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, tras realizar una investigación con algunos estudiantes y probar diversos experimentos, resultó que los enemigos tienen una manera de llegar a nosotros incluso más profunda que nuestros mejores amigos. 

Por otra parte, la científica y psicóloga Belén López-Pérez también realizó un estudio y explicó que fueron varios los ejemplos de acciones cotidianas donde los “enemigos” eran más propensos a ser empáticos con los demás e incluso querían el éxito para sus compañeros. 

En otro caso una investigación de la Universidad Plymouth encontró que los “enemigos” entendiendo que no hablamos de un psicópata ni alguien que te haga bullying. Nos intentan decir las cosas en las que fracasamos dando la oportunidad de poder mejorar aunque claro la forma a veces es detestable. 

Además, Dan Erwin especialista en mejora de rendimiento publicó hace algunos años que también es beneficioso mantenerlos cerca en el ámbito laboral debido a que otorgan beneficios para ti que podrán ser muy útiles a la hora de alcanzar tu éxito. 

Dentro de las razones se destacan: 

1. Comprendes mayores perspectivas. 

Si solo te enfocas en satisfacer tus propios intereses y el de tus cercanos probablemente no te des cuenta de las falencias que existan por lo que es fundamental contar con “enemigos” para que otorguen otra perspectiva y así tomar en cuenta la diversidad de opiniones que ayuden a crear algo mejor. 


2. Entregan mayor aprendizaje.

Es normal que aprendamos cosas nuevas en nuestro entorno e incluso con amigos, pero habitualmente a quienes no le agradamos tienden a dar una visión diferente y logran unir intereses en común por lo que contribuye a mejorar la forma de pensar e incluso la posición que tengas respecto a un tema. 


3. Con los enemigos trabajas mejor que cerca de tus amigos.

Es por algo de lógica que se piensa que trabajar con tus amigos muchas veces no logra ser útil al momento de analizar ideas y es por esto que tener al “enemigo” cerca es placentero debido a que se formará una diferencia de opiniones que podría terminar en un proyecto exitoso. 

Puede interesarte