Por Teresa Donoso
1 diciembre, 2016

El actor murió cuando la niña tenía sólo 2 años.

Michelle Williams y Heath Ledger estuvieron juntos durante tres años, tiempo en el que concibieron a su hermosa hija Matilda. Si bien la relación terminó dos años después, la pareja de actores manejó de forma bastante positiva su quiebre, en parte por el bienestar de su pequeña que de ahora en adelante los uniría para siempre. Sin embargo, Heath falleció de forma inesperada el 22 de enero de 2008 cuando la pequeña Matilda tenía sólo dos años.

A pesar de que ya no eran pareja, esto impactó de forma profunda a Williams quien se sinceró al respecto en el último número de la revista Porter, asegurando que criar a su hija ella sola ha sido extremadamente difícil.

“Siendo honesta, en general soy una fiel creyente de la idea de que uno no debe luchar contra las circunstancias, que hay que aceptar el lugar en el que estamos y los lugares en los que hemos estado antes. Sin embargo, tengo una sola excepción para esto y es que me gustaría que Matilda pudiese tener a su papá. Esto es algo que… realmente nunca estará bien”.

Ge
Getty Images

Williams se refiere al hecho de que aceptar la muerte de Heath hubiese sido mucho más sencillo si Matilda no hubiese estado en sus vidas, ya que la muerte de su padre definitivamente la marcará para siempre.

Matilda, quien actualmente tiene 11 años, es el vivo reflejo de su padre y Williams está segura de que el espíritu de Heah vive en ella.

En la entrevista, Williams también se refiere a lo difícil que ha sido ser madre soltera a los 36 años porque siempre imaginó que las cosas serían diferentes a esta altura de su vida:

“Soy como un gato, soy una criatura muy doméstica. Simplemente quiero quedarme en casa y cuidar de los demás. Pero estoy feliz conmigo misma y el hecho de que quiera volver a estar en pareja jamás me hará tomar una decisión equivocada o casarme con la persona incorrecta”.

Michelle es definitivamente una mujer muy fuerte y se merece lo mejor del mundo. Heath Ledger debe estar feliz, mirándola a ella y a su hija, desde el cielo porque definitivamente no podría haber escogido a una mejor madre para Matilda.

¿Qué crees tú?

Puede interesarte