Por Antonio Rosselot
26 marzo, 2020

La clave está en lavar los zapatos de materiales livianos —como las zapatillas de lona— en la lavadora, mientras que los de materiales más firmes como cuero y PVC deben ser limpiados a mano con toallitas desinfectantes.

La pandemia de COVID-19 nos ha obligado a ser limpios, admitámoslo. Eso de desinfectar absolutamente todo con Lysoform o toallitas desinfectantes es algo que no muchas personas hacen regularmente y, ahora, el riesgo de contagio del virus nos ha hecho mantener a la fuerza la limpieza del hogar.

Uno de los tópicos más populares en cuanto a limpieza en el último tiempo es el de los zapatos. ¿Por qué? Porque varios expertos en infecciones han asegurado que el coronavirus puede vivir en las suelas de los zapatos por hasta 5 días en caso de haber sido usados en áreas concurridas, como supermercados, aeropuertos o el transporte público.

Por lo mismo, estos expertos recomiendan dejar los zapatos y calzado FUERA de la casa, para que las bacterias no entren a nuestro hogar y hayamos hecho «toda esa limpieza por nara», como diría Nicki Minaj.

Las suelas de los zapatos generalmente están hechas de materiales sintéticos duraderos, como goma, PVC o cuero con hilos de plástico, entre otros. Justamente son estos materiales los que acumulan grandes niveles de bacterias, ya que como son materiales no porosos, no permiten el paso de aire, líquidos o humedad; por lo tanto, la bacteria no desaparece.

Por lo mismo, las recomendaciones de lavado son distintas dependiendo del tipo de zapatos. Para el calzado más liviano, hecho con telas livianas o cuero falso —como las zapatillas de lona, por ejemplo—, la recomendación es echarlas a la lavadora con un ciclo de baja temperatura. En tanto, los otros zapatos —que son más propensos a mantener las bacterias— deben ser limpiados a mano con toallitas desinfectantes.

De todas maneras, siempre hay expertos que matizan todo y entregan nuevos puntos de vista para reflexionar. Nicole Bijlsma, bióloga australiana experta en medioambiente, comentó que si bien es recomendable dejar los zapatos fuera de casa o al lado de la puerta de entrada, la sanitización excesiva del hogar es muy distinta al hecho de mantenerlo limpio.

«La paradoja es que si bien las bacterias son críticas para los seres humanos, mientras más expuestos estemos a ellas, nuestra respuesta inmunológica será mayor. Está absolutamente justificado desinfectar todo en hospitales, centros de salud o lugares donde haya personas de alto riesgo, pero para la mayoría de las casas, la sanitización clínica reducirá la diversidad bacterial, lo que es contraproducente».

Nicole Bijlsma al Daily Mail

De acuerdo a Bijlsma, la clave está en el lavado regular de manos, evitar tocarse la cara y toser/estornudar en el codo en vez de las manos. Y bueno, ahora habría que sumar la limpieza del calzado, ¡así que hay que acostumbrarse nomás!


Cuidarnos y protegernos del coronavirus es tarea de todos, por eso es importante tomar las medidas necesarias para prevenir su contagio.

En la siguiente publicación les contamos cómo evitar ser infectados: Síntomas del coronavirus y 5 medidas efectivas para prevenirlo.


Puede interesarte