Por Luis Aranguren
24 marzo, 2020

Durante años hemos visto a los héroes galos enfrentándose a la injusticia, pero hoy se despiden de quien les dio vida.

Hay animaciones que simplemente trascienden al tener un contenido que se ajustan a las necesidades de quienes lo observan. Ese es el caso de Astérix y Oblix, dos guerreros pero sobretodo grandes amigos que luchaban en contra de los romanos y sus ganas de opresión.

Esta animación fue creada por Albert Uderzo quien acaba de fallecer por un problema del corazón, por suerte nada relacionado al coronavirus.

AFP

A los 92 años abandonó este plano terrenal desde su domicilio en París, Francia donde estuvo durante algunas semana sufriendo de fatiga hasta que su corazón simplemente no pudo más. Sin embargo, nos ha dejado un gran legado y algo que tal vez no olvidaremos jamás.

Las aventuras de este par de galos se publicó por primera vez en octubre de 1959, pequeñas tiras cómicas que empezaron en el semanario Pilote pero que luego ocuparon mucho más que eso.

AFP

En ellas se relataba cómo se construyó la nación de Francia, una historia que salía de la mente de Uderzo y Goscinny quien también ayudó en la creación de los personajes. De ahí en adelante muchas copias de sus tiras cómicas se vendieron, hasta la fecha se presume que han sido más de 380 millones, traducidas en 111 lenguas.

Su último álbum fue lanzado en octubre del 2019 para celebrar los 60 años de esta magnífica creación, llamada ‘La hija de Vercingétorix’.

La verdad es doloroso saber cómo un ícono de la imaginación se nos fue, lo que nos deja su gran legado, un joven que leyendo cómics de Mickey Mouse se inspiró y consiguió a su propio personaje. Desde joven sabía que el dibujo lo llevaría lejos y así fue, trascendió por todo el mundo e inclusive a nuestros corazones.

Él aprovechaba cada una de sus vivencias como fuente de inspiración, una de esas es que durante la II Guerra Mundial vivió en Bretaña Rural. En ese lugar vio de qué forma vivían los aldeanos y de ellos vinieron los aldeanos del pueblo donde residían Astérix y Obélix.

AFP

Estos personajes han sido tan influyentes para el mundo que hasta tuvieron su propia película, para Uderzo y Goscinny era siempre un orgullo ver a sus personajes crecer como si se tratasen de sus hijos.

Inclusive tenían sus propios videojuegos, la verdad siempre fue un éxito que nadie pudo pasar por alto y del que el gran Walt Disney estaría orgulloso. Ambos creadores eran fanáticos de Mickey y de lo lejos que se podía llegar animando a personajes divertidos y con un contenido emocional e histórico relevante.

Esperamos que su familia pueda estar en paz ante esta adversidad y una vez más le damos las gracias a Uderzo por tomarse el tiempo en hacer esta maravilla. La infancia de muchos fue más divertida gracias a que estos personajes existían.

AFP

Hoy el cielo está de fiesta pues Goscinny y Uderzo se reúnen a contar otras historias juntos sobre estos guerreros galos.

Puede interesarte