Por Catalina Maldonado
5 noviembre, 2019

Construida por él mismo y con bajo presupuesto, este fanático nos acerca a vivir la magia al estilo Hogwarts.

Harry Potter y sus películas han convertido a muchas personas en fanáticos. La magia, acción y efectos especiales han convertido a estos hechiceros en los favoritos del público. Tanto así a muchos los han llevado a hacer cosas increíbles por ser parte de la escuela de hechicería más codiciada.

Esa es la historia de Brian Thompson, quien cumplió el sueño de todo fanático de Harry Potter. Con un presupuesto limitado, este joven convirtió su habitación en un verdadero y mágico Hogwarts.

Buzzfeed/Brian Thompson

El mundo de hechiceros de Brian fue cuidadosamente construido con 90% de espuma de poliestireno, y artículos de tiendas de segunda mano que fue recolectado cuidadosamente durante 18 meses. Una vez que lo tuvo todo, el proceso de construcción le tomó cerca de dos meses.

Buzzfeed/Brian Thompson

Para BuzzFeed, Thompson habló del momento en que se embarcó en este proyecto:

«Recuerdo el sentimiento que tuvo la primera vez que entré al interior de Hogwarts en el mundo mágico de Harry Potter en Universal Studios. Me dejó hipnotizado». «El proceso de llevar esa visión a la realidad fue lo que alimentó mi inspiración».

Entonces Brian declaró que «con un presupuesto de barista, sabía que sería un desafío. No tuve ninguna ayuda para armarlo aparte de tomar prestadas las herramientas de mi padre y ver algunos videos de YouTube sobre cómo colocar pisos de vinilo».

Buzzfeed/Brian Thompson

Pero no solo fue un problema de presupuesto, para Brian la parte más difícil de la habitación fue crear cada ladrillo para llevar la estética de Hogwarts a la vida real.

Buzzfeed/Brian Thompson

«Cada ladrillo (son entre 400 y 500) fue cortado individualmente desde la espuma, texturizado con una pistola de calor y sellado con calafateo para protegerlo y que se pueda pintar», dijo Brian. «La ‘lechada’ entre todos los ladrillos es en realidad unos cientos de metros de cuerda entretejidos en los huevos para rellenar el espacio y luego se sellaron con calafateo. Esto me ayudó a ahorrar dinero y tiempo».

Buzzfeed/Brian Thompson

Pero la pregunta de oro es, ¿cuánto costó este mágico proyecto? Alrededor de $1,500 dólares. «Tener un sueldo de barista, me obligó a ser ingenioso».

Buzzfeed/Brian Thompson

Finalmente para Brian, su parte favorita de la habitación es el brillante cielo:

«Quería encontrar una forma de crear una ilusión que hiciera el cielo más expansivo», explicó. «Pasé por una venta de espejos de cinco dólares y compré lo suficiente para cubrir el perímetro de mi habitación».

Buzzfeed/Brian Thompson

Brian Thompson y su proyecto inspirado en el mundo mágico de Harry Potter ha servido de inspiración para que otras personas redecoren sus propias habitaciones, lo que valora enormemente.

El profesor Dumbledore estaría orgulloso de él, ¿no creen?

Giphy

Puede interesarte