Por Lucas Rodríguez
8 noviembre, 2019

Estudios de psicología dicen que haber leído las aventuras del mago inglés, prepara a las personas a apreciar la variedad del mundo en que viven.

Todos sabemos que con los fanáticos más acérrimos de una serie, película, libro o incluso persona, a veces es mejor no meterse. Algunas ya han llegado a niveles legendarios, como los y las fans de Beyonce, que tienen fama de correr a sacarle los ojos a quienes se atrevan a decir algo malo de su Queen Bey. Otros no son tan violentos, pero sí son capaces de llevar una discusión muy lejos, si ven que su querida historia está siendo puesta en tela de juicio. Los fans de Star Wars o Marvel han ganado algo de notoriedad en el último tiempo, especialmente porque se les han sumado algunos sectores conformados por personas (hombres, en su mayoría) que canalizan su rabia y frustración por medio de su adhesión a un producto. 

Pero pocas veces uno escucha algo de agresividad u odio venido de algún fanático de Harry Potter. La explicación burda, sería decir que es porque son nerds tímidos, incapaces de incurrir en la violencia. Pero si le damos la oportunidad a la ciencia para que nos entregue su versión de los hechos, puede que la explicación sea mucho más sencilla, y dulce, que eso.

Warner Bros. Pictures

Según un estudio publicado en el  Journal of Applied Social Psychology, las personas que leyeron Harry Potter tendrían una tendencia hacia ser personas moderadas de temperamento. Más importante que ello, los lectores de las aventuras de Harry y sus amigos tendrían a ser personas más abiertas a las diferencias de opinión; e incluso, a las diferencias que las personas tienen entre sí, sean estas de ideas, físicas o de crianza. 

Warner Bros. Pictures

Esto se debería a que los personajes de Harry Potter, especialmente sus protagonistas, fueron diseñados por su creadora, J.K. Rowling, para representar variedades amplias de las personas con las que alguien puede cruzarse en la vida. Desde Hermione siendo mitad maga, a Ron viniendo de una familia pobre, o incluso Hagrid, quien es un gigante, una especie totalmente distinta a Harry. El mismísimo Harry es un huérfano, lo que también lo sitúa como una persona que debe superar prejuicios y complicaciones en su vida. 

Warner Bros. Pictures

A lo largo de los libros y las películas, Harry fue conociendo a una amplia variedad de personas y criaturas, siempre mostrándose abierto a lo que le podían enseñar. Al contrario, los villanos siempre eran prejuiciosos, y en casos extremos, obsesionados con cerrar las puertas a algún tipo de persona por sobre otro. 

Nunca terminaremos de agradecerle a Harry por enseñarnos tanto.

Puede interesarte