Por Pamela Silva
19 julio, 2019

Los infractores podrían ser condenados hasta a años de cárcel según sus ofensas. Lo tienen más que merecido

Después de meses en tramitación, el presidente de Filipinas Rodrigo Duterte por fin proclamó la lay “de Espacios Seguros” la cual prohibe todo tipo de comentarios sexistas, piropos, chistes sexuales, silbidos y cualquier acción que puede ser considerada acoso sexual contra mujeres.

En febrero de este año la ley fue aprobada por ambas cámaras del congreso filipino, en abril firmada por el mismo presidente y recién este mes de julio entra en acción la primera regulación del país que intenta poner un alto al acoso femenino.

Gritos, insultos machistas, comentarios sexistas, actos misóginos e incluso miradas intrusivas con las que las mujeres no se sientan cómodas serán ilegales desde ahora en Filipinas.

Shutterstock

Risa hontiveros es la senadora que promovió el proyecto de ley y que ha lucha intensamente por defender los derechos de las mujeres, sobre todo el derecho a caminar tranquilos por las calles de su propio país sin tener que escuchar cosas desagradables por parte de extraños.

La ley también será aplicada en el mundo online y obligará a bares, restaurantes y todo tipo de lugares públicos a colocar señales de advertencia sobre la nueva ley junto a un número para hacer denuncias de los delitos.

Con esta ley recuperaremos nuestras calles de acosadores sexuales e intolerantes de género y haremos espacios públicos seguros para todos”.

-Risa Jontiveros, senadora filipina.

ocacchile

Quienes rompan esta prohibición y se sientan con el derecho a insultar mujeres e invadir su seguridad personal, serán castigados con multas e incluso encarcelamiento dependiendo de la severidad y gravedad de su ofensa. Incluso está establecido que los extranjeros que rompan la ley serán deportados de Filipinas, después de servir un tiempo en prisión o pagar una multa.

El presidente Duterte, quien se demoró meses en aprobar la ley, ha sido atacado constantemente por los comentarios machistas, ofensivos y violentos que ha emitido contra las mujeres, así que es obvio que no quería se promulgase la ley.

Sin embargo, no pudo detener su promulgación por más tiempo y ahora tendrá que cuidar todo lo que dice en público, porque si vuelve a insultar a una mujer será condenado bajo las propias leyes de su país.

PPD

Esta es una regulación que todos, TODOS, los países deberían tener.

Puede interesarte