Por Ghalia Naim
15 mayo, 2017

Bueno, y ni hablar de la modelo que se atrevió a posar con ellos…

Gracias al señor Steven Spielberg, todos pensamos que los tiburones son criaturas malévolas que esperan en la profundidades del océano para comernos, pero resulta que no todos son así. Dependiendo de la especie, cambian de actitud y hasta de hábitos alimenticios: por ejemplo, el Peregrino es un gran fan del plancton. Entonces, para despojarnos un poco de los prejuicios, el fotógrafo Andrey Nekrasov -quien se especializa en capturas bajo el agua- se las ingenió para hacer una de las sesiones más increíbles y arriesgadas de todos los tiempos.

Puso a nadar desnuda a una modelo con decenas de estos gigantes de dientes afilados.

Muy al contrario de lo que todos pensaron, se portaron muy bien.

La modelo Irina Britanova es popular por sus desnudo,s y aceptó el reto de sumergirse tal y como Dios la trajo al mundo para posar con cuanto tiburón se le acercara. A una “simple” profundidad de 16 metros, esta chica le hizo cariños a unos de los mayores depredadores del planeta y salió ilesa.

Para la sesión, se preparó un equipo especial para que ella pudiera tomar oxígeno cuando lo necesitara y todo un plan de acción en caso de que los animales perdieran el control.

Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov

Todo se llevó a cabo bajo las esplendorosas aguas del Océano Índico.

Estos gigantes con los que posó la modelo son de la especie Nebrius ferrugineus, mejor conocidos como tiburón nodriza. Pueden alcanzar un poco más de los tres metros de largo y nadan a una profundidad de 70 metros, aproximadamente.

Andrey Nekrasov

Según Andrew, la idea de las fotografías era expresar la fragilidad que tienen los “monstruos” del océano ante el humano (lo cual no escapa de la realidad), y el prejuicio que tenemos ante lo desconocido.

Además, con la desnudez de Irina, logró obtener cierta delicadeza y erotismo.

“Lo que vemos en las imágenes es a una mujer desnuda nadando con tiburones mientras ambos se conocen; es una curiosidad mutua. Quería capturar la belleza, ninguna clase de vulgaridad”.

Mira todas las fotografías:

Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov
Andrey Nekrasov

¿Te atreverías a andar con tiburones?