Por Camilo Morales
11 febrero, 2021

“No espero que todos estén de acuerdo o entiendan. No es mi lugar cambiar ninguna de tus creencias fundamentales (…) la capa exterior puede cambiar, pero el alma sigue siendo la misma”, recalcó.

La semana pasada, el exluchador profesional retirado de la World Wrestling Entertainment, anteriormente conocido como Gabe Tuft, y por su apodo Tyler Reks, reveló que es una mujer transexual y que ahora cambiará de nombre a Gabbi Tuft. 

Tuft fue luchadora durante el año 2008 y 2012, en donde formó equipo con leyendas de esta disciplina como Rey Mysterio y Big Show. Aquí, además de participar en distintos Royal Rumble logró ganar un Slammy Award, hasta que finalmente renunció para dedicarse al circuito independiente y amateur de lucha libre.

Instagram @gabetuft

En una publicación en su Instagram, Tuft subió una foto de ella con pelo largo en contraste con una foto de cuando era conocido como Gabe y luchaba en la WWE. Aquí la exluchadora escribió: “Esta soy yo. Sin vergüenza, descaradamente yo. Este es el lado de mí que se ha escondido en las sombras, temeroso y temeroso de lo que pensaría el mundo“.

Además, Tuft aceptó que tenía “miedo de lo que dirían o harían mi familia, amigos y seguidores” pero que ahora podía “decir con confianza que me amo por quién soy“. La exluchadora aprovechó el espacio para agradecer a sus familiares y aseguró que “me han aceptado por lo que soy“.

Instagram @gabetuft

Sin embargo, ante posibles críticas y malos comentarios aseguró que “No espero que todos estén de acuerdo o entiendan. No es mi lugar cambiar ninguna de tus creencias fundamentales (…) la capa exterior puede cambiar, pero el alma sigue siendo la misma“.

Sobre la comunidad LGBTIQ+, Tuft prometió “ser siempre transparente y veraz en mi viaje, y ser una luz para los necesitados“. 

En una entrevista con el medio Extra, Tuft reconoció que “hubo mucha emoción traumática y muy difícil al tratar de descubrir cómo me iba a presentar al mundo“.

Instagram @gabetuft

También agradeció a su actual pareja, Priscilla, a quien según dijo, no le atraen las mujeres, pero que “ha sido un gran apoyo (…) ella ha sido una piedra base para mí“.

Sobre su hija de nueve años, Tuft explicó que todavía hay cosas que conversar con ella y conceptos que aclarar. “Le dije: ‘Cariño, no voy a salir en público en este momento y salir’, y ella dice: ‘¿Por qué, papá?’ ‘Tengo miedo de que la gente se burle de mí y eso te afecte’, se inclina y me da el abrazo más grande y me dice: ‘Papá, nunca me burlaré de ti“, finalizó.

Puede interesarte