Por Lucas Rodríguez
10 febrero, 2020

Su rol como el Teniente Dan identificó a muchos. Su trabajo fuera de cámara alivia a quienes más lo necesitan.

Por mucho que hoy en día se busque que las estrellas de Hollywood se vean más cercanas a nosotros de lo que realmente están, cuesta olvidar que son personas con un trabajo fascinante, muy satisfactorio y cómo no mencionarlo, muy bien pagado. Las fiestas a las que los invitan, así como el estilo de vida que son capaces de llevar suele no tener mucho en común con el nuestro. por eso es que cada vez que nos enteramos de que una celebridad decide usar su dinero, posición o prestigio para ayudar a quienes más lo necesitan, no podemos sino alegrarnos por ellos. 

Hay algunos que anuncian grandes donaciones. Otros entran a trabajar con fundaciones benéficas, de las que se vuelven portavoces o embajadores de buena voluntad. Y luego está Gary Sinise. El actor que tuvo su papel más famoso en la muy mítica y querida Forrest Gump, donde interpretó al inimitable Teniente Dan, es mucho más que un actor famosos y muy querido.

@garysiniseofficial

Gary dedica una buena parte de su tiempo a visitar a los veteranos de los conflictos militares de Estados Unidos, reunir recursos para pagar sus tratamientos o incluso, organizar viajes benéficos para dar algo de felicidad a las familias de los veteranos que cayeron en combate. Su compromiso con las consecuencias horribles que las intervenciones militares pueden tener en quienes las tienen que llevar a cabo, es y siempre ha sido absoluta. 

@garysiniseofficial

Hoy nos alegra enterarnos que su trabajo benéfico no ha sido en vano. El actor recibió uno de los mayores honores que un ciudadano estadounidense puede recibir. Gary se llevó con él a su hogar el Congressional Medal of Honor Society’s Patriot’s Award, en galardón que es entregado por la sociedad de veteranos de guerra a quienes muestran una dedicación fuera de lo común a su causa. 

@AVCupdate

Siempre comprometido con las causas de quienes resultan las víctimas silenciosas de los conflictos militares de su país, Gary se presentó a recibir este premio sintiendo todo el orgullo que se merece. Aun así, fue el Twitter de esta sociedad el que anunció su victoria. Al igual que todo el resto del trabajo benéfico que lo convirtió en el dueño de este honor, Gary prefiere trabajar en silencio. Para él no se trata de la atención que pueda ganar para sí mismo, sino que de la ayuda que pueda darle a los demás. 

Puede interesarte