Por Daniela Poblete
6 noviembre, 2018

El castigo físico y la violencia no es la manera normal de educar.

Los 67 mil pediatras que conforman la Academia Estadounidense de Pediatría emitieron un documento donde se expone que el castigo físico determina un ciclo de violencia y que produce efectos perjudiciales para los niños. Aseguran que los pequeños se vuelven violentos con su entorno e incluso con ellos mismos.

Es por esto que explicaron las maneras saludables para educar a los niños, la correcta forma de establecer limites y premiar los comportamientos positivos que tengan los pequeños.

la-razon

Desde la institución hicieron el llamado de prohibir los castigos corporales mediante una declaración política y que contempla también el maltrato sicológico. Si reconocen que cada vez hay menos padres que apoyan las golpizas como manera de disciplinar a sus hijos dijo Robert D. Sege, doctor perteneciente a la institución.

“Sin embargo, el castigo corporal sigue siendo legal en muchos estados, a pesar de la evidencia de que perjudica a los niños, no solo física y mentalmente, sino también en la forma de relacionarse”.

PIXABAY

Dentro de las consecuencias perjudiciales que sufren los pequeños sometidos a castigos verbales y corporales podemos mencionar que los niños desarrollaran miedo, pero no una mejora de conducta. Además, este tipo de conductas provocan que se vuelvan agresivos tanto con los demás como con ellos mismos.

Las investigaciones también demostraron que golpear, maltratar o gritar a un niño eleva sus hormonas de estrés y el daño a nivel cerebral es inevitable. Los abusos verbales tiene directa relación con los problemas de salud mental en preadolescentes y adolescentes.

Tadeusz Lakota – Unsplash

“Sabemos que los niños crecen y se desarrollan mejor con modelos de roles positivos y estableciendo límites saludables. Podemos hacerlo mejor”, expresó Robert D. Sege, miembro del comité.

Puede interesarte