Por Lucas Rodríguez
18 julio, 2019

Llevan solo un año de matrimonio, pero el nivel de presión al que se han visto expuestos estaría poniendo en peligro su relación.

Nada ama más el público que sigue las aventuras y desventuras de la casa real británica, que tener un personaje al que odiar. O quizás no tanto odiar: los tiempos han cambiado un poco y el público ya no es tan veloz para apuntar a alguien y situarlo en el rol de villano. Pero sí gustan de ver un poco de tensión y problemas, dentro de la vida de esta familia que de buenas a primeras, parecen ser las personas con menos problemas del mundo. Como William y Kate son la pareja modelo del decoro inglés, esta tarea cayó en manos de la más reciente pareja: Harry y Meghan. 

@sussexroyal

No es la idea tornar esto en una competencia, pero sigamos un poco con los paralelos entre los matrimonios de los dos hijos de Charles y Ladi Di. Mientras que William se casó con una mujer que en parte llevaba toda su vida preparándose para el rol de duquesa (Kate Middleton venía de la aristocracia inglesa y fue pareja del príncipe varios años antes de que anunciaran oficialmente su boda), Harry eligió a alguien que no solo venía de un continente totalmente distinto, sino que también, de un ambiente colateralmente diferente.  

Meghan Markle era una actriz en ascenso, con un rol que le había dado bastante notoriedad en la serie «Suits». Aunque no era un cualquiera, estaba lejos de la pompa y el acoso de los medios con los que debe convivir una duquesa.

@Sussexroyal

Solo dos años después de haber comenzado a salir, Meghan y Harry ya estaban comprometidos. Su matrimonio fue espectacular. Poco después tuvieron a Archie, su primer hijo. Pero a solo meses de haberse convertido en una familia de tres, los últimos reportes de Radar Online aseguran que todo está lejos del color de rosas que uno podría suponer reina en la residencia de Sussex. 

@Sussexroyal

Los reportes de los tabloides indican que Harry estaría insistiéndole a Meghan, casi al punto de comenzar a rogarle, de que asista a terapia.

Desde el momento que se unió a la familia real, Meghan no ha tenido una vida fácil. La prensa no se cansa de inventar escándalos o sobreinterpretar cualquier rumor que surge de la convivencia de ella con el príncipe Harry. Entre los favoritos están su supuesta personalidad de diva, que la habría hecho chocar con las costumbres y modales ingleses, las diferencias que tiene con Kate, que habría significado un alejamiento de las dos familias y finalmente, la complicada historia familiar que Meghan acarreó con ella hacia el otro lado del océano. 

@Sussexroyal

Para ayudar a su mujer, Harry estaría sugiriendo que se someta a terapia. Él mismo estuvo en ella por muchas años, para ayudarlo a convivir con el trauma de haber perdido a su madre cuando era niño. su trabajo con un terapeuta lo habría ayudado a superar ataques de ira y tendencias autodestructivas, por lo que estaría seguro que la mejor manera de rescatar su relación es que su mujer busque ayuda profesional. 

AFP

Esperemos que todos resulte bien en el ducado de Sussex.

Puede interesarte