Por Ronit Rosenberg
12 noviembre, 2018

Tendría muchos beneficios para la salud, entre ellos; evitar la depresión post-parto.

Aún no sé si es un mito o fue verdad que Tom Cruise decidió comerse la placenta de Katie Holmes cuando tuvieron a su hija Suri. Al menos eso salió en todos los medios de espectáculo y rápidamente el actor fue brutalmente criticado por haberlo hecho. Supuestamente habría sido un ritual de su religión la Cienciología. Pero bueno, no sabremos si fue real o una invención, pero lo que sí sabemos es que hoy en día ya no sería visto como algo (tan) bizarro.

Hace un tiempo, un par de años máximo, se puso de moda consumir la placenta para obtener beneficios de salud para la madre. No hay estudios científicos que lo respalden, pero el testimonio de muchas mujeres han podido construir el relato de que hace muy bien. Dentro de sus beneficios estaría evitar la anemia  y la depresión post-parto. 

Aún sigue siendo una cosa un tanto extraño, pero cada vez hay más celebridades que se adhieren a esta moda. Kim Kardashian lo hizo en 2015 luego de tener a su hijo Saint, y ahora la actriz Hillary Duff, quien dio a luz a su segunda hija, Banks Violet Bair, reveló que había consumido también su propia placenta.

https://www.instagram.com/p/Bo-GCnTnLsU/

Pero antes de que entres más en pánico; no. No se la comen como un pedazo de carne al horno con acompañamiento. Es un poco menos traumático que eso. Duff confesó que se había tomado una porción de ella dentro de un batido de frutas y verduras, y el resto de placenta (son grandes, alcanzan) la congeló en cubitos para consumirla en un tiempo más.

Así lo reveló en una entrevista con el Doctor Elliot Berlin, para su podcast Doctor Berlin Embarazo Informado. 

«No he tenido un batido tan delicioso desde que tenía como unos 10 años. Estaba repleto de calorías de jugo y frutas y todo lo delicioso. Estaba muy bueno. En un comienzo estaba un poco espantada, para ser honesta», confesó.

https://www.instagram.com/p/BqFvc17hxDQ/

Esta tendencia la han probado también Kourtney Kardashian, la actriz January Jones, Niki Reed, Blac Chyna y la ex playboy Holly Madisson. La mayoría de ellas consumió su placenta en formato de píldora. Hay empresas que se dedican a transformar la placenta en pastillas y condensar allí todos su beneficios biológicos…y no, no tienen sabor.

¿Te atreverías?

Puede interesarte