Por Vicente Quijada
19 diciembre, 2017

Las cosas no le salieron como esperaba.

Es bueno tener confianza en uno mismo, obvio, pero a veces el exceso de ella nos puede jugar una muy mala pasada y dejarnos en completo ridículo. En especial a aquellos hombres que creen ser superiores a las mujeres en todo aspecto. 

En las clásicas cámaras previas a los cotejos, la “FlexCam” buscaba que los asistentes lucieran sus músculos. Y este hombre, sin quererlo, quedó completamente avergonzado. 

Youtube/Philadelphia Soul

Este individuo, seguro de su masculinidad, intentó lucirse ante las damas de atrás en un partido de fútbol americano.

Las mujeres se rieron sin compasión del hombre, quien quedó desconcertado. Pero tuvo una segunda oportunidad para “reivindicar” su honra de macho recio. 

Les contaría que pasó, pero mejor mírenlo por sus propios ojos.

Moraleja: siempre habrá alguien mejor que tú, incluso cuando creas que es un área de hombres.

Puede interesarte