Por Luis Aranguren
9 julio, 2019

Una mujer es capaz de cambiar su neumático por ella misma. Si ofrecen ayuda una vez y dice que no, es grosero tratar de insistir.

Ser amables siempre está bien cuando la intención es ayudar a una persona a resolver un problema lo más rápido posible, pero muchas veces los hombres suelen caer el abuso y la discordia cuando insistentemente intentan solucionar algo que una mujer puede hacer por si sola.

Son estigmas del pasados que deben ser olvidados, desde abrir un envase de pepinillos, abrir una closet con las puertas muy altas o cargar un objeto pesado. Las mujeres son capaces de todo y está demostrado que inclusive pueden con mucho más.

El concepto de «caballerosidad» se ha tergiversado con los años al punto en que los hombres no se ayudan entre ellos, o desisten de solicitarla porque necesitar de alguien más es demostrar que no pueden por sí mismos. Son conceptos del pasado que se deben quedar allí porque no generan ningún aporte a la sociedad actual.

Getty Images

Aclaramos que siempre se debe ser amable, ofrecer ayuda está bien cuando creemos que alguien la necesita pero siempre bajo ese concepto, el de «alguien» sin distinción de su sexo, género e inclusive creencias religiosas. Lo que también es cierto es que antes de ayudar hay que saber si realmente desean nuestra ayuda.

Estación de Bomberos de Oaxaca

Antes de tener un pensamiento retrógrado y machista, hombres y mujeres debemos recordar que actualmente muchas féminas pertenecen a cuerpos de bomberos, policías y hasta son fisicoculturistas. Eso nos habla de sus grandes capacidades y de que pueden hacer todo por ellas mismas.

El mejor consejo para todos es siempre preguntar si la otra persona necesita ayuda, sin importar cuál sea la respuesta seguro que su acto de bondad será agradecido y apreciado por la otra persona.

Puede interesarte