Por Josefina Pizarro
28 septiembre, 2017

Aunque no se conocieron nunca en persona, a ella le debe todo.

Hugh Marston Hefner, conocido como Hugh Hefner y apodado como «Hef», fue fundador y redactor jefe de la revista «Playboy«. Se convirtió en un carismático icono y defensor de la revolución sexual y la libertad personal. Hoy, a sus 91 años, falleció por causas naturales. Hace poco se reveló junto a quien será enterrado, y muchos mueren de envidia por ello. No todos los días tienen la oportunidad de pasar a la eternidad junto a alguien tan famoso.

Hugh Hefner, la cara (a menudo muy controversial) de Playboy, murió a los 91 años, confirmado por las industrias de Playboy.

Playboy

La revista fue fundada por Hefner hace más de 60 años como una revista masculina de lujo, que combina mujeres desnudas con artículos en profundidad, literatura y entrevistas. Una combinación poco usual, pero que a él, le funcionó.

Cuando la primera copia salió a la venta en 1953, fue instantáneamente exitosa, donde se vendieron 50 mil ejemplares a través de América a pesar de la competencia de las revistas establecidas masculinas, como Esquire.

Pero… ¿a qué debía tanto éxito? Pues en gran parte a la inclusión de una foto desnuda de Marilyn Monroe. A ella le debía todo lo que logró en un día.

Playboy

Tras la muerte de Hefner, se descubrió que el millonario será enterrado junto a la Monroe en el cementerio de Westwood Village en Los Ángeles. Hefner habría pagado más de 75 mil dólares (una cantidad exorbitante para la época) en 1992 para tener ese espacio.

BBC

«De casualidad me enteré de que el lugar que está junto al suyo había sido liberado e inmediatamente me lo aseguré. ¿Quién no querría pasar la eternidad al lado de Marilyn?», dijo a la prensa alemana en su tiempo.

Playboy

Otras celebridades de Hollywood que han sido enterradas en el famoso cementerio son Dean Martin, Roy Orbison y Truman Capote.

Hefner nunca llegó a conocer a Monroe en persona, afirmando en una entrevista que:

«Realmente, ella estaba en la clase de actuación de mi hermano, en Nueva York. Pero la realidad es que nunca la conocí. Hablé con ella por teléfono una vez, pero nunca la conocí”.

Playboy

Aunque no se conocieron en vida, tal vez en la muerte se acompañen infinitamente.

Puede interesarte