Por Raúl Cobo
30 junio, 2020

«El elegido te tocará la mejilla con dulzura y limpiará tus lágrimas con un pañuelo de papel”, dijo el creador de esta idea.

No sé si sea exceso de creatividad o si simplemente tienen mucho tiempo libre, pero por alguna curiosa razón, los japoneses son expertos en inventar servicios que se escapan de todo lugar común. Por ejemplo ahora han lanzado un nuevo servicio de hombres que tienen como principal función abrazar a las mujeres en momentos de pena… ¿Dónde envío mi currículum?

Ojo, que no son simples hombres, sino que en Japón se les llama Ikemeso, un término que proviene de la unión de ikemen (guapo) y mesomes (llorar). Es decir, son hombres guapos que nacieron con una sola función: prestar sus hombros para que las mujeres lloren.

Pero no sólo eso, sino que después «el elegido te tocará la mejilla con dulzura y limpiará tus lágrimas con un pañuelo de papel, al menos eso es lo que dice el creador de esta idea, Hiromi Terai.

Es bueno precisar que la mayoría de los hombres que trabajan en esta agencia son atractivos y profesionales. Las mujeres pueden contratar desde un dentista hasta un joven fanático de las matemáticas.

¿Solo se puede llorar? Preguntará más de alguna. Sí, es sólo llorar. Si quieren hacer más cosas con el Ikemeso, bueno, me imagino que eso lo deben hablar primero con el administrador del servicio.

¿Y el precio? Bueno, aquí es donde viene el problema, ya que estos hombres no son nada de económicos. Una hora llorando en los hombros del muchacho equivale a 60 dólares.

Ehhh, no sé si sea el mejor momento para decirlo, pero yo puedo hacer lo mismo y a solo 20 dólares la hora.

Hablando seriamente, creo que yo también necesito un abrazo.

Puede interesarte