Por María Fernanda Morales
26 septiembre, 2018

A veces la pasión no puede disimularse…

Irina Shayk es una afortunada. No es sólo por su belleza, su carisma o por su linda familia… es más que nada por su esposo. Hay que admitirlo, la mayoría de nosotras la envidiamos, pues se casó con uno de los actores más talentosos y guapos de Hollywood: nuestro queridísimo Bradley Cooper. Y ella no necesita que nosotras se lo recordemos, pues sabe muy bien la suerte que tiene, y lo ha demostrado.

AP

Aunque han declarado que les gusta ser más bien discretos, cada vez que salen juntos, el amor se nota en sus ojos -cubiertos o no- y en sus sonrisas.

AP

Y otras veces, en sus movimientos… y el último de Irina dejó a todos boquiabiertos. La modelo fue fotografiada mientras paseaba junto a Brad por las calles de Malibú, y de un momento a otro, en un arrebato, la chica tocó su trasero sin disimulo alguno.

Spot/ Backgrid

¡Y no la culpamos! ¡Ni ella puede resistirse!

Así que ante su arrebato, nosotras nos reímos y también la aplaudimos… pues hay que aprovechar. ¡Y nos encanta que la llama del amor no se apague para ellos dos!

Puede interesarte