Por Lucas Rodríguez
15 octubre, 2019

Debutó junto a sus otros cinco amigos de esa serie que protagonizó por allá por los 90s.

Muchas celebridades tienen una relación de amor-odio con las redes sociales. Debido a que ya son famosos, no necesitan recurrir a una plataforma pública como aquella para alcanzar notoriedad y un eventual asiento en el jet-set de la fama. Pero al mismo tiempo tener este espacio les abre nuevas oportunidades para conectarse con sus seguidores de una manera mucho más directa de lo que lograrían por medio de su trabajo regular. Para muchas otras, la fama les resulta algo agobiante, por lo que intentan por todos los medios posibles de alcanzar a rescatar algo de privacidad en sus vidas, optando por no abrir la ventana hacia sus vidas privadas que son las redes. Mega estrellas como Scarlett Johansson han optado por quedarse fuera de este universo.

Jennifer Aniston se encontraba dentro de esa lista, al menos hasta hoy. Decimos esto porque la actriz abrió un Instagram, debutando de una manera que dejó a todos con la boca abierta.

@jenniferaniston

Con solo un par de horas en línea, su cuenta ya ha acumulado por sobre el millón de seguidores, número que sin duda seguirá creciendo a medida que pasen las horas. Si sus publicaciones continúan la tendencia de su primer post, podemos dar por hecho que será una de las más populares de la red. Cualquier mísero fragmento de información sobre las vidas de los actores de Friends es tomada como lluvia en el desierto por sus fanáticos. Siguiendo esa analogía, una foto como esta es un verdadero diluvio:

@jenniferaniston

El debut de Jenn fue tan estrepitosamente exitoso, que los manager de Instagram reportaron una breve caída de la red social, todo esto debido al febril tráfico que la cuenta de la ex protagonista de Friends estaba moviendo.

Warner Bros. Television

En ocaciones anteriores, reporteros le habían preguntado a Jennifer sus motivos para no participar del mundo de las redes sociales. En ese entonces la actriz  se había mostrado muy reacia, declarando que prefería mantener a salvo del resto del mundo el muy pequeño espacio de privacidad que podía mantener en su vida. 

No sabemos qué es lo que la habrá llevado a cambiar de opinión. Solo estamos seguros que juzgando por su éxito, fue la mejor de las decisiones que pudo haber tomado.

Puede interesarte