Por Florencia Lara
28 diciembre, 2021

A Francisco Ibáñez le resultaba divertido cuando sus amigos lo comparaban con el cantante latino, hasta que llevó su fanatismo a una peligrosa obsesión. “Ahora puedo darme cuenta de que lo ideal es ser tú mismo”, dice el joven.

Es normal que las personas desarrollen alguna especie de fanatismo por artistas famosos, cantantes o actores. Pero Francisco Ibañez no se conformó con solo colgar un afiche de Ricky Martin en su muralla, sino que el joven llevó su admiración a otro extremo: Intervenciones estéticas para parecerse al cantante.

Newflash

Cuando Francisco, un joven argentino  de 33 años, escuchó “Living la vida Loca” de Ricky Martin, se lo tomó muy enserio. El hombre de origen argentino decidió que haría hasta lo imposible para parecerse a su cantante favorito.

La obsesión de Ibañez comenzó cuando sus conocidos le dijeron que tenía un pequeño aire al cantante puertorriqueño. “Lo tomé como una broma, pero comencé a hacer algunos cambios y la semejanza aumentó”, dijo el joven en conversación con The Sun.

Las intervenciones estéticas y cirugías fueron en aumento. Francisco entraba y salía del quirófano como quien se lava los dientes. Pasaron los años y el joven argentino ya había alcanzado las 30 cirugías y gastado más de US $10 mil.

Getty Images

Francisco asegura ser una persona idónea para la televisión y trabajar frente a cámaras. A pesar de que ganó fama por ser el hombre que se operó para parecerse a Ricky Martin, hoy dice estar arrepentido. “Ahora puedo darme cuenta de que lo ideal es ser tú mismo, no otra persona.”, contó el hombre a The Sun.

Pero en todo lo malo hay algo de bueno. A pesar de que Francisco no está conforme con sus cirugías y llevó su fanatismo a un nivel impensado, si tuvo resultados positivos para su salud. Antes de comenzar su tratamiento para parecerse al cantante latino, Francisco tenía un importante sobrepeso, lo que le provocó distintas enfermedades.

Newflash

La obsesión con tener el físico de Ricky Martin provocó en Francisco una importante pérdida de kilogramos, lo que como consecuencia, logró que las enfermedades del joven desaparecieran. “Como resultado de haber perdido peso, nada ha vuelto a doler y he dejado de sentirme mal, contó el argentino a The Sun.

Newflash

Francisco hoy aunque logró su objetivo, cree ya estar conforme con su propio cuerpo. Pero ya no quiere jugar a la imitación. Solo quiere ser Francisco Ibáñez.

Puede interesarte