Por Daniela Morano
7 mayo, 2018

Acuchilló a la mujer 25 veces con varios testigos presentes.

El actor Morgan Freeman, de 80 años, no la está pasando nada bien el día de hoy. Su nieta, E’Dena Hines, fue acuchillada 25 veces por el hombre identificado como Lamar Davenport, de 33 años, mientras varias personas eran testigos del macabro asesinato. Sin embargo, a pesar de los testigos y obvia culpabilidad del imputado, este el día de hoy recibió una sentencia inesperada.

La jueza Ellen Biden no explicó con detalles el motivo de su decisión de acusar a Davenport de homicidio involuntario en vez de asesinato a quien en ese entonces era novio de la mujer.

AP

Se cree que habría tenido que ver con que Davenport estaba drogado o porque Freeman mantenía una relación con Hines, aunque él mismo ha negado estos rumores en el pasado.

Un testigo en la muerte de Hines dijo que Davenport gritaba “te amo. Siempre te amaré. Dios habría querido esto”.

AP

Cuando Davenport fue arrestado y supuestamente recobró la lucidez, habría comenzado a gritar en el hospital “¿por qué ocurrió esto? ¡No, no! ¿Por qué Dios?”. Según Daily Mail, este también le habría preguntado a los oficiales si acaso creían en Dios, y que lo liberaran de sus pecados.

John M. Mantel

Hines y Davenport vivían juntos en un departamento pagado por el actor y su relación era compleja, entre cuyos motivos estaba que el hombre fue padre de varios niños de distintas mujeres durante su relación con Hines.

John M. Mantel

Hines era la hija de Deena Adair, hija adoptada de Freeman junto a su esposa Jeannette Adair Bradshaw.

 

Puede interesarte