Por Vicente Quijada
8 noviembre, 2018

Ocurrió en 1999, durante la premiere de “Notting Hill” y, lamentablemente, no fue por la razón que creíamos, sino que más bien por un descuido.

Antes de que hoy, con el impulso del movimiento feminista, algunas famosas reivindicarán los vellos en zonas no-tradicionales, con íconos como Amandla Stenberg, Paris Jackson y la española Amanda flameando dicha bandera, hubo otra popular actriz que lo hizo primero. Y en 1999, cuando este tipo de manifestaciones eran al menos curiosas.

Durante el estreno de la premiada “Notting Hill”, Julia Roberts se presentó con un brillante vestido rojo, el cual dejaba a la vista sus axilas. Mientras saludaba a los asistentes en la entrada, un par de movimientos la dejaron en evidencia, mostrando algo que hasta entonces se remitía al terreno del tabú.

REX

Pero, ¿qué fue lo que pasó realmente ese día? En conversación con Busy Philips, en el programa “Busy Tonight”, la actriz se refirió, casi 20 años después, a dicho “incidente”. “Creo que no calculé bien el largo de mi manga ni el saludo, ni como esas dos cosas se podían combinar y revelar cosas personales sobre mí”, afirmó, dejando de lado las versiones que apuntaban a un acto de protesta ante los cánones estéticos que imperaban por esos años. 

“Entonces, no fue tanto una declaración más que una que hago como ser humano en el planeta, para mí misma”, explicó, siguiendo en la misma línea. Sin embargo, esta expresión natural de Roberts es precisamente un acto de rebeldía en sí mismo, y no, como algunos pensaban, una suerte de guiño a su novio de entonces, Benjamin Bratt, quien la prefería “al natural”.

Además, esa no fue la única vez que la galardonada interprete se reveló ante los marcos establecidos en el mundo del espectáculo, y en particular cuando se trata de gente con su nivel de fama. En 2016, durante el glamoroso Festival de Cannes, Roberts asistió para presentar su filme “Money Monster” en un elegante vestido Armani y los altos tacones que siempre exigen en dicho evento.

Pero una vez que debió enfrentarse a la icónica escalera se despojó de sus zapatos y, a pies descalzos, subió con gracia y saludando a los presentes. Podrá parecer una nimiedad, pero considerando lo estricto que es dicho lugar, lo de la actriz volvió a sentar precedentes. 

Anne-Christine Pouojoulat

Julia Roberts, más que una “Pretty Woman”. 

Puede interesarte