Por Javiera González Ruiz
3 septiembre, 2019

Eso podría explicar, en parte, la tormentosa relación con Selena Gómez.

Que Justin Bieber tenga una vida de excesos no es ninguna novedad para nosotros. Él constantemente se ha visto envuelto en problemas con la policía, pues ha sido detenido numerosas veces por conducir en estado de ebriedad y por tener comportamientos agresivos.

Sin embargo, ahora que está casado y es un fiel seguidor de Dios, parece que se está alejando cada vez más del drama.

Al menos así lo confesó en su cuenta de Instagram hace algunos días, donde hizo un extenso meaculpa sobre sus acciones y decisiones tomadas en el pasado.

Instagram @Justin Bieber

«Es duro salir de la cama por la mañana con la actitud adecuada cuando estás abrumado con tu vida y tu pasado, trabajo, responsabilidades, emociones, tu familia, finanzas, relaciones», empezó confesando el cantante, que saltó a la fama de forma muy precoz cuando solo tenía 13 años y claramente no estaba preparado emocionalmente para enfrentar lo que estaba viviendo.

Instagram @Justin Bieber

En su publicación habla de una época en la que incluso llegó a pensar en el suicidio: «Cuando te sientes teniendo un problema tras otro. Empiezas a ver las cosas con miedo y a esperar otro mal día. Un ciclo de decepción tras decepción. A veces puedes llegar al punto de no querer seguir viviendo».

Además aceptó que a los 18, parte de su época más oscura, tuvo muchísimas dificultades para relacionarse de una forma sana con su entorno. «Tenía 18 años, sin ninguna habilidad para relacionarme en el mundo real, pero con millones de dólares para tener acceso a todo lo que quería. Es un concepto bastante terrible para cualquier persona», escribió.

Y luego a los 20 años, según él, tomó las peores decisiones que alguien se podría imaginar. «Pasé de ser uno de los chicos más adorables en el mundo a transformarme en el más ridiculizado, juzgado y odiado en todas partes».

Es que de pronto Justin se hizo adicto a las drogas duras y comenzó a tener relaciones amorosas abusivas.

Instagram @Justin Bieber

«Empecé a consumir drogas duras a los 19 y tuve muchas relaciones abusivas. Me transformé en alguien resentido y despectivo hacia las mujeres; en ese momento también estaba furioso. Me alejé de todas las personas que me demostraban cariño y me creé una coraza para no mostrarme tal cual era», reconoció.

Pero ahora que se acercó a Dios, por medio de su esposa Hailey Baldwin Bieber, ha comenzado a mejorar su rumbo.

Instagram @Justin Bieber

«Me tomó muchos años recuperarme de todas esas mala decisiones, arreglar relaciones rotas y cambiar la forma en la que me relacionaba con las personas. Por fortuna, Dios me bendijo con personas que me quieren y ahora estoy atravesando por la mejor etapa de mi vida, el matrimonio», finalizó.

Puede interesarte