Cuando yo hacía eso, mis padres me decían que era una maleducada… ¿se lo dirán también a la Duquesa?

El pasado lunes 17 de julio, la familia Real, compuesta por el Príncipe William, Kate Middleton, y los pequeños George y Charlotte llegó a Polonia como parte de su segunda gira juntos, y en cinco días recorrerían no sólo ese país, sino que también Alemania. Obviamente, todo el mundo estaba ansioso por verlos y las aglomeraciones en la calle, con carteles, fotografías, gritos, y todas las muestras de amor que uno se podría imaginar, era algo que se podía ver en cada esquina por la que pasaban.

Y no sólo eran los transeúntes, las autoridades de cada país también querían entregarlo su agradecimiento al Príncipe y la Duquesa, y obviamente, mostrarles lo mejor de su lugar.

Y el martes, orgullosos en la Plaza de Gdansk, les dieron de probar sus especialidades culinarias… esperando sorprenderlos y encantarlos.

The Grosby Group/ Univisión

Pero al parecer, pasó todo lo contrario.

Aún era de día, pero algo obligatorio que debían probar era el vodka Goldwasser.

El primero en beberlo fue William… y apenas lo tragó, se notaba que quería advertirle algo a su esposa

The Grosby Group/ Univisión

… pero era demasiado tarde.

The Grosby Group/ Univisión

Apenas Kate tomó de su vaso, su cara se deformó sin disimular en lo absoluto lo amargo del trago.

The Grosby Group/ Univisión

Y si bien al ver la fotografía muchos pensaron que podría haber sido algo maleducada, al saber lo que pasó se dan cuenta de que no está ni cerca de ser así. Casi todos sabemos que un trago fuerte puede sacar tu peor cara aunque no lo quieras.

¿Acaso no te ha pasado?

Puede interesarte