Por Monserrat Fuentes
31 julio, 2019

Estuvo a pocos metros del príncipe George.

Todo padre se preocupa por la seguridad y bienestar de sus hijos, por eso a nadie le parece una buena idea poner a un ex convicto por tortura junto a tres niños pequeños. Y mucho menos si esos niños son futuros herederos de la familia real británica.

La casa real ha iniciado una investigación en contra de Darren Benjamin, hombre de 40 años que pasó seis años en la cárcel por un caso de cruel tortura. Fuentes aseguran que preocupado, el príncipe William ha exigido saber cómo un torturador convicto pudo estar a pocos pasos de sus tres hijos pequeños.

@kensingtonroyal

El violento criminal fue encarcelado en el 2008 por participar en un complot de tortura contra un hombre inocente, quemando la espalda del sujeto con agua hirviendo. Pero se le permitió entregar muebles al Palacio de Kensington el 14 de julio en su papel de conductor de una empresa independiente.

El condcutor dijo que fue recibido por George, de siete años, Charlotte, de cuatro, y Louis, uno, que estaban en el patio con su niñera María Teresa Borrallo.

@kensingtonroyal
@kensingtonroyal

«Es escalofriante ya que ha estado alardeando con sus amigos sobre cuán cerca estuvo de nuestro futuro rey y de los otros niños de Cambridge», dijo un fuente al diario The Sun.

Se dice que Kate se puso histérica cuando se enteró de lo sucedido y que ella y William están supervisando personalmente los cambios necesarios para mejorar la seguridad, informó Page Six.

The Sun

Quieren resguardar del peligro a sus hijos y a toda la familia real, ya que George, Charlotte y Louis se encuentran en la línea de sucesión al trono por sobre Harry y su primogénito Archie.

Puede interesarte