Por Kat Gallardo
10 julio, 2018

En sólo semanas la vimos nuevamente delgada bautizando a Louis.

Kate dio a luz a su tercer hijo, el Príncipe Louis, hace tan sólo siete semanas, pero en tiempo record, la Duquesa de Cambridge ya ha vuelto a su forma esbelta antes del embarazo. ¡¿Cómo lo hizo?!

La madre de tres hijos se veía impecablemente delgada en el bautizo de Louis, que celebraron el día lunes. Vestida con un abrigo-vestido similar al estilo y color con el que bautizó a George y Charlotte, podría haber pasado fácilmente como una persona que jamás ha tenido un hijo en su vida.

Aunque no es la primera aparición en que Kate muestra que luego de dar a luz a Louis, su objetivo era que esos kilos de más desaparecieran. Hace tan solo semanas, se le vio con un vestido Zara ajustado que acentuaba su delgada cintura.

REX

Cualquiera podría pensar que se trata de una dieta o perseverancia extrema, pero la partera Laura Spicer de The Women’s Health Clinic, dio algunas pistas para el Daily Mail. Según contó, es posible que algunas madres primerizas recuperen su forma rápidamente, pero eso se reduce a una combinación de hábitos y buenos genes.

“Algunas mujeres definitivamente pueden volver a ponerse en forma. Si han tenido un embarazo saludable con un IMC normal, es posible que vuelvan rápidamente a su forma corporal anterior al embarazo”, afirma.

“También tiene mucho que ver con la genética, por lo que si mamá se recuperó bien es más probable que también lo haga”.

REX

Sin embargo, agregó que es notable que Kate haya adelgazado tan rápidamente, dado que este es su tercer bebé. “Es muy normal que la mayoría de las mujeres tarden hasta un año en perder cualquier exceso de peso”, dijo.

Laura Spicer recalca que si bien no es algo extraño, sí es sorprendente, ya que para la mayoría de las mujeres, la forma del cuerpo nunca será completamente igual a la que se tenía antes del embarazo. Esto debido a que la caja torácica se agranda, al igual que los pechos, por lo que para muchas mujeres toma bastante tiempo acostumbrarse al nuevo físico.

Además, a menudo, con cada bebé es más difícil perder el peso igual de rápido que con el anterior, y Kate ya tiene tres. Es por eso que la especialista analiza que lo de Kate es una mezcla de muy buenos genes, ya que todas las mujeres de su familia son de contextura delgada y también una dieta en la cual es muy perseverante.

REX

Kate debe haber cuidado su alimentación desde el principio del embarazo, por lo que todos los kilos que subió eran propios de los cambios normales de un nuevo bebé y no masa corporal adicional. Esto es difícil ya que el embarazo (así como el ciclo menstrual), hace que las mujeres anhelemos más carbohidratos y azúcares, pero no imposible.

Añadió que la pérdida de peso de Kate también es probable debido a que sigue una dieta saludable desde el parto, lo que puede ser difícil en las primeras semanas. Pero no funciona de la misma forma para todos y hay ciertas cosas que no son recomendables post-parto.

REX

Las dietas excesivas no son recomendadas después del embarazo, ya que afectarían directamente en la lactancia y por ende, con el vínculo entre la madre y el recién nacido. Se debe seguir una alimentación balanceada y rica en vitaminas.

Para el estómago, lo recomendable es usar fajas, para ayudar a que las grasitas se disuelvan más rápidamente.

Puede interesarte