Por Leonardo Granadillo
24 marzo, 2020

A través de redes sociales se ha hecho viral una teoría que no nos atrevemos a desestimar. Keanu puede ser lo que él quiera ❤

Keanu Reeves puede ser lo que él quiera, en eso todos estamos de acuerdo. Desde un caballero romántico, un personaje cómico, un hacker, un experto en el combate cuerpo a cuerpo, un hechicero que visita el infierno así como también un Dios.

Tal y como lo lees, no sólo Morgan Freeman tiene poderes divinos, sino también Keanu. A través de las redes sociales, ha empezado a circular una antigua imagen (de junio del 2009) del aclamado actor disfrutando de una copa de vino y con un agua sospechosamente embotellada. Obviamente, la creatividad y el análisis más jocoso de sus fieles seguidores han dado lugar a algo que ya venía siendo una suposición: Keanu en realidad es el nuevo Jesucristo.

Facebook

Cientos se manifestaron con esta conclusión:

Twitter
Twitter
Twitter
Twitter
Twitter

El ‘chiste’ va inspirado en el proverbio bíblico que señala que Jesús, el hijo de Dios en uno de sus milagros, logró convertir el agua en vino. Si nos ponemos a analizar a detalle la imagen se puede generar la ‘confusión’ en las mentes más ociosas, ya que pareciera que la botella era de ‘agua’ y en la copa pasó a ser ‘vino’.

Twitter

Obviamente la intención de esto no va para nada orientada a irrespetar ni a la iglesia ni a sus creyentes, sólo se trata de un juego que los seguidores del artista llevan rato haciendo. Y por acá, cumplimos con compartirlo porque estamos muy claros que esta cuarentena del coronavirus no nos tiene para nada contentos y mucho menos entretenidos.

Además, confieso que desde este sector también nos declaramos seguidores de «El Novio de Internet» y todo lo que tenga que ver con él nos contenta. Por ejemplo, siendo un poco más serios, cómo dejar escapar el detalle de la gran sonrisa de Keanu al atender a un simple fanático mientras come, cualquier otro artista habría pedido que no lo molestaran.

Twitter

Querido Keanu, no serás ningún Dios, pero tienes nuestro corazón.

Puede interesarte