Por Pamela Silva
8 octubre, 2018

“Posar ahí con tu bebé y ser fotografiada por un grupo de hombres. (Es como decir) Esto es fácil. Pasa todos los días. ¿Cuál es el gran problema?”, dijo la actriz.

Una de las cosas que más sorprende de los embarazos que ha tenido Kate Middleton es que a sólo unas hora sed dar a luz aparece en público para mostrar a su nuevo hijo al mundo perfecta, radiante, en tacos y maquillada, casi como si el parto hubiese sido una cosa muy sencilla.

A parte de algunos comentarios durante los días posteriores al parto nadie habla mucho del tema, pero la actriz Keira Knigthley no lo olvida y criticó durante mente a Kate Middleton por ello.

Por lucir perfecta después de dar a luz, por mostrar “la cara que el mundo quiere ver” y sobre todo, esconder el dolor que significa dar a luz.

AP

Esta crítica está incluida en el ensayo “El sexo débil” que la actriz escribió y que fue publicado en el libro El feminismo no viste de rosa y otras mentiras, de la periodista Scarlett Curtis.

“Miramos la televisión. Ella (Kate Middleton) había salido del hospital siete horas después de dar a luz, maquillada y con tacones.

Esa era la cara que el mundo quería ver. Esconder nuestro dolor, esconder nuestros cuerpos divididos, nuestros pechos goteando y nuestras hormonas enfureciéndose. Lucir hermosa, lucir elegante no muestra tu campo de batalla, Kate.

FilmMagic

Siete horas después de luchar contra la vida y la muerte, siete horas después de que tu cuerpo se abriese en dos y una vida cubierta de sangre y gritando saliera de ti.

Posar ahí con tu bebé y ser fotografiada por un grupo de hombres. (Es como decir) Esto es fácil. Pasa todos los días. ¿Cuál es el gran problema?. La muerte también pasa todos los días, pedazo de mierda, pero no tienes que pretender que es fácil”.

-Keira Knigthley.

El ensayo de Knigthley se basa en una comparación de su propio parto con el de Kate, ya que ambos fueron tan solo con unos días de diferencia. La actriz relata su historia como si estuviera contándosela a su hijo Eddie.

LEON NEAL

“Mi vagina se rompió. Saliste con los ojos abiertos, los brazos levantados y gritando. Te pusieron encima de mí cubierto de sangre y con tu cabeza deformada por el parto. Tú te agarraste a mi pecho inmediatamente. Hambriento. Recuerdo el dolor.

Mis pechos estaban frente a todos, pero no me importaba. Tu vida es mi vida. Me necesitas. Estoy aquí. A la mierda ellos y sus caras de avergonzados ante mi semidesnudez animal.

Recuerdo el vómito, la sangre, los puntos de sutura. Recuerdo mi batalla. Tu batalla y la vida abriéndose camino. Sobrevivimos. ¿Y yo soy el sexo débil? ¿y tú?”.

-Keira Knigthley.

¿Crees que la crítica de Keira está justificada?

Puede interesarte