Por Maximiliano Díaz
14 diciembre, 2017

Incluso le envió un especial regalo para que combine con su anillo de compromiso.

Kim Kardashian es la reina de la televisión en norteamérica: después de que se lanzara su programa Keeping Up With The Kardashians, que, a pesar de grabar a toda su familia tiene a Kim como la mayor exponente, y rostro visible del clan, ha logrado convertir todo lo que toca en oro. 

BTS

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Pero al parecer, esto no es suficiente para la estrella, ya que ahora querría pasar a formar parte de la realeza clásica británica. Según indican fuentes cercanas a Kim, ella estaría intentando ganarse la amistad de Meghan Markle, la actriz comprometida con el Príncipe Harry.

https://www.instagram.com/p/BMAI_6cA3xN/?hl=es-la&taken-by=meghanmarkle

Al parecer, lo único que Kim quiere en este momento, es ser invitada a la famosísima boda real en el castillo de Windsor. Según explica la fuente, Kim estaría haciendo todo lo posible por acercarse a la pareja.

Para lograr su objetivo, intentó regalar parte de las prendas más exclusivas de su línea de ropa; y también de la de su marido Kanye West, al duque y la duquesa de Cambridge. Sin embargo, según la fuente “eso no está funcionando. Así que ella está desesperada intentando hacer redes con amigos en común que le presenten a Meghan”.

Para eso, le envió a Meghan aretes de diamantes que combinarían con su anillo de compromiso, y planea ofrecerle a Harry un concierto privado de Kanye West, ya que habría recibido información de que el príncipe es un gran fan del rapero.

what a beauty

A post shared by Yeezus. (@privatekanye) on

Según la fuente, estos intentos desesperados se deberían a que Meghan es de California del Sur, al igual que Kim. Pero por supuesto, todos saben que hay segundas intenciones ahí.

Hay que recordar que la capilla de St. George, donde se celebrará la ceremonia de Meghan y Harry, solo tiene una capacidad total para 800 personas, por lo que probablemente las listas de invitados ya estén copadas.

Kim no quiso manifestarse ante ningún medio norteamericano por estos dichos.

Puede interesarte