Por Camila Cáceres
22 junio, 2017

Aborrece la idea de un vientre de alquiler.

Después de meses de rumores y bromas, por fin podemos anunciar que Kim Kardashian y Kanye West están esperando un tercer hijo. La revista People confirmó la noticia con detalles inéditos, por ejemplo el hecho de que la pareja utilizará un útero subrogado, o como se les conoce mejor: “vientre de alquiler”. La afortunada escogida se llama «Natalie», ya tiene un hijo propio y ha subrogado su útero para otra pareja que la recomendó con los Kardashian-West.

“Lo que más me preocupa es que yo cargué con mis otros dos hijos— y hay algo en mí que pasó todo ese dolor por estos dos bebés y que sabe que lo hicimos todo juntos… no hay nadie que pueda sentir tu amor de esa forma. Están literalmente cerca de tu corazón, dentro tuyo.

Mi lazo con mis hijos es tan fuerte que mi mayor miedo al usar un vientre de alquiler es: ¿Voy a amar a ese niño o niña lo mismo? Eso es lo que no logro dejar de pensar”.

Kim Kardashian

Aparentemente Kim y Kanye se reunieron con Natalie un par de veces, pero Kim tomó la decisión final un poco impulsivamente tras hacerse un test de embarazo en un avión y verse enfrentada nuevamente con una respuesta negativa.

Kanye está tremendamente feliz de tener otro hijo, pero el resto de la familia no se tomó tan bien la noticia.

En Keeping Up With The Kardashians es claro que a la matriarca, Kris Jenner, no le gusta mucho la idea. Al principio llegó a ofrecerle su propio útero y apoyó la participación de sus hermanas, pero en el momento que metieron a alguien que no tenía nada realmente que ver con ellos, esa aprobación se acabó.

“Esto me asusta por ti. ¿Y si da a luz y luego se va con el bebé?”

Kris Jenner

En privado, la mujer habría tenido fuertes discusiones con su hija sobre el proceso.

Para peor, aunque sus hermanas están medianamente felices por ella, no creen que sea la mejor idea en este momento.

Kim estaría pasando por un periodo difícil en su matrimonio y su vida, y todos ven su decisión de volver a ser madre como una distracción que no arregla realmente nada. Aún más, si en nueve meses Kim no había puesto sus cosas en orden, por decirlo así, iba a tener que además preocuparse de otro bebé.

¿Qué te parece?

Puede interesarte