Por Camilo Fernández
11 julio, 2018

“No me gustan las bolas grandes en los perros”.

Todo el clan Kardashian tiene una gran autoestima. Y si en algún momento esa seguridad baja, están dispuestos a gastar lo que sea para recuperarla. Esto también corre para la mascota de la familia, el perro de raza boxer, Rocky. Por eso Kim Kardashian gastó cerca de $13 mil dólares en testículos para él. 

La compra sería para que Rocky no pierda su confianza una vez castrado. Al perro le habrían puesto implantes de silicona llamado “Neuticles”.

Kim Kardashian App

Esta no es la primera vez que Kim se refiere a las gónadas de su perro. En 2012, según reportó The Independent, dijo que a ella “no le gustan las bolas grandes en los perros, ni en ninguna cosa”. 

Por eso, la celebridad le habría escogido testículos falsos de menor tamaño a su mascota.

Twitter Kim Kardashian

Kim compró al boxer cuando estaba con su ex novio Reggie Bush en 2010 y dijo en aquel tiempo que si su perro fuera una celebridad, sería ella. “Rocky es más como yo, su mami. Él es realmente genial y tranquilo, y va con la corriente “. 

El creador de los “Neuticles”, Gregg Miller, afirma que sus clientes toman estas opciones para las mascotas mantengan la dignidad y autoestima. Se cree que desde esta invención de 1995, he han puesto casi 500 mil implantes en animales, que van desde elefantes hasta monos, perros y gatos.

WENN

Si a Kim no le gustan las “bolas grandes” en nada, ya podemos saber un poco más también sobre la anatomía de Kanye West. Pero ese es otro tema.

Puede interesarte