Por Hisashi Tanida
20 octubre, 2017

Todo ocurrió fuera de un show del comediante Dave Chapelle.

Kim Kardashian West, incluida por la revista Time como una de las 100 mujeres más influyentes del 2015 y por la revista Vogue como un «fenómeno de la cultura pop», simplemente no puede hacer nada mal. O no en público. Y si lo hace, quizás ni siquiera lo notemos. Vamos a estar ocupados admirándola.

En su última aparición pública apareció vistiendo unos leggins café en un tono chocolate con una camiseta del mismo color. Esta combinación de colores con una chaqueta de cuero y un bolso de mano Gucci no solo son perfectas, sino que definen una de las paletas de colores clásicas de la empresaria.

BACKGRID

La modelo fue paparazzeada a la salida de un show de comedia de de Dave Chapelle en el club Delilah en Estados Unidos.

BACKGRID

Durante ese mismo día se le vio con el mismo look mientras grababa un nuevo capítulo de su show Keeping Up With The Kardashians, el cuál lleva 10 años al aire.

BACKGRID

Gracias por tanto Kim.

 

Puede interesarte