Por Lucas Rodríguez
24 febrero, 2020

El dinero se distribuirá entre becas de estudio para niños de escasos recursos, un centro comunitario para menores y la restauración de un teatro. Un gigante como él no podía irse de otra manera.

Cuesta imaginarlo, pero la industria del cine como la conocemos hoy, no tiene muchos años. Son un poco menos de 100 desde que las películas comenzaran a funcionar como lo hacen hoy en día, con estrellas de la pantalla, directores que acumulan prestigio llevando a las marquesinas sus visiones artísticas y millones de dólares invertidas en una industria que le entrega temas de conversación a todo el mundo. En sus inicios no fue más que una innovación tecnológica, usada para grabar situaciones cotidianas como la famosa llegada de un tren a la estación (se supone que esa es la primera “película que se mostró al público y que causó pánico entre los espectadores).

Ya por la década de los 20′ se había establecido el Star System (como se le conocía al método de la industria de crear estrellas de la pantalla grande y usarlas como el principal atractivo para vender sus películas), con nombres como Humphrey Bogart o Ingrid Bergman (los protagonistas de la inmortal Casa Blanca) convirtiéndose en personajes legendarios, conocidos por todos y admirados por una enorme cantidad de jóvenes que seguirían sus pasos.

@catherinezetajones

Un par de décadas después, al rededor de los 50s y 60s, la industria comenzó a variar. Las estrellas ya no eran personajes distantes, que parecían semi dioses sin ninguna relación con el resto de los mortales. Eran rebeldes, personajes que además de talento actoral, tenían una voz y opiniones que no se demoraban en expresar. Por esa época se hizo conocido Kirk Douglas, un actor que representó como ningún otro el rol del hombre individual y valeroso, que no aguantara ninguna injusticia ni le temerá a las autoridades corruptas, como lo demostró en Espartaco, hasta el día de hoy su rol más conocido. 

@michaelkirkdouglas

Kirk llegó a vivir 103 años. Aparte de un legado fílmico difícilmente superable, dejó a toda una familia feliz y satisfecha por haber compartido sus vidas con ellos. Pero de lo que recién nos enteramos ahora, es que Kirk también era un hombre generoso con los que no eran sus familiares directos.

@catherinezetajones

Teniendo claro que sus hijos son personas exitosas en sí mismos, decidió que el dinero que había acumulado en su vida le serviría más a otros que a sus familiares directos. Por eso fue que los 60 millones de su fortuna fueron donados en su totalidad a la fundación que lleva su nombre, según The Hollywood Reporter. Sus donaciones comenzaron hace ya un par de años: sumado a la cifra que será donada póstumamente, Kirk habrá ofrecido 80 millones de dólares a la gente que lo necesita. Ahí serán repartidos entre becas de estudio para niños de bajos recursos o pertenecientes a minorías étnicas, en un centro de actividades para niños así como un hospital. También una parte del dinero irá para renovar un antiguo teatro en Los Ángeles. 

@michaelkirkdouglas

Kirk era un gigante. Lo decimos por el tamaño de su corazón. Su familia debe estar orgullosa.

Puede interesarte