Por Kat Gallardo
19 junio, 2017

“¡Pónganse más locos!” les dijo a todos. Algunos creen que está desesperada y escondiendo una severa depresión.

Kris Jenner tiene una orden de último minuto para sus hijos, la que deberán acatar rápidamente o se terminará uno de los realities más exitosos de la televisión estadounidense. Preocupada por el bajo rating de la última temporada de Keeping Up With the Kardashians, les dijo “¡Pónganse más locos!”. Algunos dicen que está obsesiva y deprimida.

La familia se encuentra hace meses en conflicto, y esto parece ser sólo una prueba más.

Mientras algunos dicen que ya no saben cómo llamar la atención, otros dicen que Kris pasa por un periodo de crisis nerviosa que la tiene profundamente deprimida. Lo cierto es que tampoco están dispuestos a mostrar en televisión lo que de verdad pasa cuando se apagan las cámaras.

Los rumores dicen que Kris hace un tiempo maneja los números y negocios de forma obsesiva, ya que intenta tapar la depresión en la que cayó luego de que explotara el caso Bruce-Caitlyn Jenner.

La famosa mamá-manager cree que debe permanecer en televisión, sobre todo ahora que está en pie de guerra con su ex esposo (y ex Bruce), Caitlyn Jenner.

El reality baja su sintonía cada semana y han pensado incluso en involucrarse en temas políticos a ver cómo les va.

Por su parte, algunos cercanos a la familia afirman que todos -menos Kim- quieren terminar con el show televisivo que llevan hace años. Dicen que al igual que su madre, la esposa de Kanye West está obsesionada con la fama y el dinero. Que no le importa que su vida personal sea un caos mientras pueda permanecer en el ojo público.

¿Será un revés para la famosa familia o podrán salir de este golpe a la baja en su sintonía?

Puede interesarte