Por Lucas Rodríguez
1 febrero, 2019

Como si no fuera suficiente con el efecto relajante y sociable de tomarse una cerveza, ahora sabes que también puedes sacarle provecho a tu vestido favorito.

La cerveza es sin lugar a dudas la bebida alcohólica más popular del mundo. No solo cuenta con una impresionante cantidad de variedades, colores y sabores, sino que su fácil accesibilidad, bajo gradaje alcohólico e histórica asociación con el relajo y las actividades sociales la vuelven el brebaje preferido de millones de persona en todo el mundo. 

Los beneficios a la salud que el consumo moderado (acá la palabra clave es moderación, no lo olviden) de cerveza trae a la salud son varios: desde reducir el riesgo de ataques cardíacos y aumentar el buen colesterol, a ayudar con la reducción de cálculos renales y muchas otras más.

Pixabay

Como si faltaran razones para consumir una cerveza helada luego de un largo día de trabajo, los más recientes estudios han descubierto un nuevo beneficio: resulta que el consumo moderado (nuestra palabra clave, recuérdenlo) de cerveza también podría ayudar al aumento del tamaño de los pechos de las mujeres.

Expertos de la universidad de Sidney, Australia, dieron con este efecto al analizar los resultados de todas las participantes que consumieron cerveza con frecuencia. El alto contenido de un químico presente en vegetales y cereales llamado fitoestrògenos estaría detrás de un aumento entre una o dos tallas de los sostenes de las participantes. 

Pixabay

Este efecto vendría de la mano con un incremento general del peso y la masa corporal, por lo que tampoco es que se trate de una bebida milagrosa que solo causa el crecimiento de ciertas partes del cuerpo. 

Al mismo tiempo, te recomendamos que tu consumo de cerveza ocurra en un lugar establecido y rodeado de tus amigos. Los beneficios a la salud se multiplican hacia el infinito si además usas a la cerveza como un lubricante social, o sea, una razón por la que ver a esos amigos con los que creciste y has compartido tantas otras jarras. 

pixabay

Así que deja esa pretensiosa copa de vino añejado de lado. La verdadera clave de la felicidad está en una cerveza junto a tu novia y amigos.

Puede interesarte