Por Andrea Araya Moya
13 enero, 2017

Dicen que es un día de mala suerte, pero ¿sabes por qué?

Cada vez que llega un viernes 13 todos se asustan y hacen todo con cuidado. Caminan con miedo y están más alerta que de costumbre. ¿Por qué? Porque existe la antigua creencia de que este día está marcado por la mala suerte y la desgracia. Y, aunque nadie sepa si hay alguien que haya tenido mala suerte justo ese día, todos estamos pendientes. Por si acaso.

Ahora, ¿sabes realmente por qué este día tiene tanta mala suerte? Apuesto a que no. Y, créeme, no es porque a alguien se le haya cruzado un gato negro o porque haya muerto justo ese día. En realidad, el origen del “viernes 13” esconde una cruda y siniestra historia de tortura.

Era un viernes 13 del año 1307. Plena Edad Media. En ese entonces, el rey de Francia, Felipe IV, y el Papa Clemente V se unieron para darle fin a los Caballeros Templarios liderados por Jacques DeMolay, un noble francés.

Los Caballeros Templarios eran muy adinerados y se cuenta que el mismísimo rey de Francia tenía una deuda con ellos, así que decidió capturarlos y acusarlos ante el Papa por cargos como herejía, sodomía o, incluso, por escupir en la cruz. Ante esto, Clemente V ordenó ejecutar a Jacques DeMolay y sus hombres.

Durante ese mismo viernes 13, los caballeros fueron cruelmente torturados y no entendían qué estaban pasando, pues pensaban que Felipe IV los había llevado hacia el Papa para tener un diálogo pacífico. Pero no. Tanto Jacques como sus hombres fueron atados a enormes vigas de madera y murieron quemados en la hoguera, no sin antes lanzar una terrible maldición contra el Papa y el rey.

“¡Pagarás por la sangre de los inocentes, Felipe, rey blasfemo! ¡Y tú, Clemente, traidor a tu iglesia! ¡Dios vengará nuestra muerte, y ambos estaréis muertos antes de un año!”

Se dice que la maldición de Jacques se cumplió tal como la mencionó, y es por eso que se considera que cada viernes 13 está maldito.

Sin embargo, no sólo se trata del viernes 13 en sí. El número 13, de hecho, es considerado mal augurio desde la era medieval. E incluso antes.

Durante la última cena de Jesucristo había 13 comensales. Y trece son los espíritus malignos. Tal como existe una leyenda escandinava que cuenta que en una cena de dioses había 13 invitados.

Así que, al parecer el número está maldito. Pero sólo si realmente lo crees.

Todo está en tu mente.

Te puede interesar