Por Lucas Rodríguez
3 enero, 2019

Al parecer debe decir adiós a todo tipo de sustancias placenteras.

Siguiendo con la inagotable cascada de rumores que la prensa inglesa se ha encargado de coleccionar como mariposas, ahora ha surgido un nuevo foco de indignación contra Meghan Markle, la esposa del príncipe Harry. Recordemos que Markle se casó hace un poco menos de un año con el príncipe, y que es una norteamericana divorciada. Ah, y que a los británicos no les gustan las cosas nuevas.

El más reciente rumor apunta a que Meghan habría obligado a su marido a sumarse el estilo de vida rigurosa y enfocado en el fitness que Meghan adoptó en sus días como actriz y que mantiene hasta el día de hoy. Entre estas actividades se incluye madrugar para hacer ejercicio y más importante aun, no consumir ningún líquido que no sea agua pura. 

@meghanmarkle_official

Según reportes previos de los tabloides ingleses, Meghan Markle habría convencido a su marido de que deje todo tipo de sustancias placenteras en solidaridad con su embarazo. El príncipe habría accedido, pero al parecer Markle ahora habría decidido volver esta medida una permanente. 

Hay que recordar que varios años antes de que se asentara, el príncipe Harry era famoso por sus historias derivadas de su afán por las fiestas y el descontrol. Además de eso, es un príncipe inglés. Si un príncipe inglés no puede tomarse una cerveza, ¿qué nos queda al los demás?

Pixabay

No es primera vez que los medios británicos se dan un festín con las supuestas costumbres estrambóticas de Meghan Markle. Ya en el pasado criticaron su actitud hacia la servidumbre, lo que habría ocacionado que varios de sus ayudantes renuncien, en protestas a lo que fue descrito como “una actitud de diva”. 

@meghanmarkle_official

A veces, hasta la realeza tiene problemas como los de uno…

Puede interesarte