Por Camila Cáceres
1 agosto, 2017

Los fans están realmente indignados y furiosos.

La historia de “Mama” June Shannon está llena de controversias. Sus padres se divorciaron cuando sólo tenía dos años y su madre la echó a la calle cuando se embarazó de Anna “Cheekade” Cardwell a los 15 años. Fue abusada y continuó saliendo con abusadores, incluyendo a Mark McDaniel, quien atacó a Anna cuando sólo tenía 8 años mientras su hermana “Pumpkin” atestiguaba todo desde su cama.

McDaniel fue condenado a 10 años en prisión, y June continuó su complicada vida amorosa hasta conocer a Mike “Sugarbear» Thompson a través de Internet.

Juntos dieron vida a “Honey Boo Boo”, una niña llamada Alana que se hizo fanática de los concursos de belleza infantil. Fue allí que su personalidad le ganó su propio reality show, donde la familia entera pudo sacar a relucir sus particulares “talentos”.

Sin embargo, tras la cámara se estaba armando el drama: “Sugarbear» y su esposa tenían muchos problemas y sus peleas, según Mama June, rápidamente se volvieron abusivas. Mientras tanto, Mark McDaniel había salido de prisión y la estaba buscando, prometiéndole que la amaba y que había cambiado.

Fotos de June con el criminal lograron la cancelación de Honey Boo Boo y el escarnio público para la mujer, que se vio enfrentada en los medios con Anna, quien cortó oficialmente todo lazo con ella, y la madre que alguna vez la había echado de su casa.

Todos pensaban que ese sería el final de la carrera de Mama June, pero la mujer tenía un as bajo la manga. Lo misma que la había hecho motivo de burlas por décadas:

Su peso.

En Not To Hot, Mama June no sólo lucha contra los kilos. El programa es una gran (y sorprendente, admitamos que nadie ve estos programas esperando contenido) demostración de que un verdadero cambio en tu salud no sólo se trata de comida y hacer ejercicio. Hay muchas más cosas que hacen daño, como, por ejemplo, rodearte de relaciones abusivas.

June Shannon aprovechó el reality para romper definitivamente con la parte de su familia que le hace daño, su ex y todas las malas influencias que había en su vida, además de valorar las buenas, como sus hijas, su hermana y algunos de sus amigos.

Aunque claro, tampoco es que lo haya hecho todo por altruismo. El programa sigue el proceso de su bypass gástrico, pero no incluye el detalle de sus cirugías, aunque June no tiene recato a la hora de hablar de las operaciones que removieron su exceso de piel, le agradaron los senos y el proceso que mejoró sus dientes.

Ahora pesa 62 kilos y jamás ha estado más feliz.

Sin embargo, muchos de sus fans están cada vez más indignados con la estrella de realities pues consideran el peso de su hija Alana preocupante y habiéndose dado cuenta de lo importante que es mantenerse saludable, bueno, resulta un poco más que raro que Alana continué sirviéndose “sketti” (una atrocidad de ketchup, mantequilla y espagueti) mientras June le da a las ensaladas.

Aunque considerando que se acerca la segunda temporada de Not To Hot quizá sólo debamos tener paciencia y fe en otra gran sorpresa.

Puede interesarte