Por Maximiliano Díaz
16 noviembre, 2017

Pocos saben si son engaños del ojo, o documentos paranormales.

Hace algunos años la moda de la fotografía volvió a instalarse: hoy no es raro encontrar a personas que compran cámaras, y recorren campos y ciudades sacando fotografías de sus lugares favoritos.

Probablemente lo más curioso de esto, sea que se le haya sumado la nostalgia por todo lo vintage: además de sacar fotografías, se les agrega un valor a éstas si fueron sacadas con una vieja cámara. La nostalgia por la espera de días para recibir los negativos de una fotografía junto a su respectivo rollo, nos devolvieron el amor por la mala definición.

Sin embargo, a pesar de todo, hay un arte muy particular en esto: y una foto que podría ser consideraba mal sacada con una cámara moderna, ya sea por mal encuadre, iluminación, o elementos que interrumpen la imagen, puede adquirir un valor muy especial y escalofriante.

Generalmente, esos fallos técnicos ocasionan una fotografía inutilizable para un álbum: aspectos fantasmagóricos, sombras que parecen sacadas de ultratumba, rostros y cuerpos deformados que acercan esa realidad lo más posible a una película de terror. ¿Habremos sacado mal la fotografía, o ese fallo nos está revelando algo importante?

Pues, en las siguientes fotografías, se le da a quien las vea la licencia de creer lo que quiera.

Definitivamente, solo la pericia de algunos ojos experimentados sabrán distinguir.

 

Puede interesarte