Si lo intentas, ten por seguro que tu cuerpo y tu vagina lo agradecerán.

La masturbación femenina claramente ya no es un tema tabú, pero sigue siendo algo que las personas no comparten con todo el mundo. Quizás lo que muchos no saben, es que esta práctica puede ser algo súper beneficioso para la salud de las mujeres, pues aparte de conocer lo que de verdad te gusta en el sexo, te da mucha más confianza en ti misma.

La confianza y seguridad que todas hemos logrado a través del tiempo en distintas facetas de nuestra vida, han hecho que muchas decidan explorar todo lo que está en nuestras manos, sin vergüenza alguna. ¿Por qué no?

Hace algún tiempo, se ha impuesto en temas de sexualidad, un tema poco explorado, experimentado, y que no se habla mucho.

A esto le llaman eyaculación femenina. 

Mara Parra/UPSOCL

Sí, porque al igual que los hombres, las mujeres también lo pueden lograr.

La eyaculación femenina, o también conocido como squirt es un fluido que sale disparado de la vagina que es acompañado generalmente con un orgasmo de otro planeta.

¿Pero de qué se trata este supuesto manjar de los dioses?

Este líquido orgásmico, según el Journal of Sexual Medicine está compuesto en menor grado por orina, Fosfato ácido prostático, fosfatasa ácida de próstata, glucosa y fluido de las glándulas de Skene que solo algunas mujeres tienen en la parte superior de la vagina. Así que solo debes intentar eyacular, para saber si eres parte del porcentaje que puede llegar a las nubes.

Lamentablemente no todas las mujeres lo han vivido, pero vale la pena que lo intentes. 

Mara Parra/UPSOCL

Primero que todo, debes tener claro dónde está ubicado el punto G en tu vagina, que usualmente se encuentra a 4 o 5 centímetros adentro de ella. Para tocarla, puedes introducir tus dedos como «juguete», y ayudarte con un lubricante a base de agua.

Haciendo esto.

Lo encontrarás cuando sientas una superficie rugosa, y no lisa como el resto. Intenta estimular esta parte de al forma que más te acomode, así empezarás a sentir altos niveles de excitación.

Si después de unos minutos, sientes que quieres ir al baño a orinar, no te desesperes; es uno de los primeros indicios de que estás a punto de lograrlo. Fluye y disfruta el momento.

 

Ten en cuenta que esto lo puedes lograr sola y también en compañía de tu pareja. Para esto podrías probar estas posiciones…

Si eres lesbiana y quieres probar estas posiciones, podrías comprar un juguete sexual para que sea partícipe de esta aventura junto a tu pareja.

El puente

Mara Parra/UPSOCL

Toma el mando y siéntate sobre tu pareja; De esta manera tendrás el control sobre la velocidad, movimientos y el ángulo ya que utilizas tus manos y piernas para maniobrar. Puedes mover tu cuerpo como quieras, siempre y cuando ambos estén cómodos.

Si tu cuerpo está hacia atrás, quizás podrás sentir más estimulación en la penetración, además de jugar con tu clítoris. 


Bandeja de plata

Mara Parra/UPSOCL

Estar arriba te dará mucho más control de todos tus movimientos y podrás jugar con tu clítoris. En esta posición debes juntar tus piernas, de esta forma todo se hará más estrecho y sentirás que todo es más intenso.


Espejo eslovaco

Mara Parra/UPSOCL

Con esta posición podrás llegar al orgasmo de una manera más relajada. Las piernas envueltas en tu pareja, te permitirán que todo sea más profundo, dándote la oportunidad de llegar a tu olimpo sexual.

¿Agregarías otra cosa a la lista?

Puede interesarte