Por Vicente Quijada
10 octubre, 2018

Es más, luego de la primera -y “embriagante”- velada, la actriz tuvo miedo de parecer demasiado “desesperada”.

El 19 de mayo de 2018, el Príncipe Harry, aquel rebelde sucesor que nunca creímos que se comprometería, y la actriz de “Suits”, Meghan Markle, celebraron sus nupcias reales acaparando la atención de todo el mundo. La noticia fue, sin duda, sorpresiva, ya que más allá del carácter del hijo menor de Lady Di, todo fue muy rápido entre los 2 enamorados y sellaron su relación tras sólo un par de años juntos. 

AP Photo

Todo empezó con una cita a ciegas, preparada por Violet Piers con Westenholz, amiga de la infancia de Harry y compañera de profesión de Meghan, cuando esta trabajaba como directora de comunicaciones de Ralph Lauren. La actriz estaba en Londres un 30 de junio de 2016 por motivos laborales, y luego del nexo que hizo con Violet, conoció al Príncipe el día siguiente.

Según narra Andrew Morton en su libro “Meghan: A Hollywood Princess”, Markle primero preguntó en su círculo si es que Harry era “bueno y amable”, y luego fue ella quien confirmó todo eso en 4 días de citas consecutivas. 

“Quedaron fascinados el uno con el otro”, sostiene el escritor, al punto de que la actriz estaba sumamente preocupada de aceptar tantas salidas con su nuevo romance, para así no lucir “desesperada”. “Mientras ella revivía los detalles de esa noche trascendental se cuestionaba si quizás habría parecido demasiado ansiosa por aceptar su invitación para otra cita la noche siguiente”, explica Morton. Es más, no tardó mucho en demostrar lo intensa de la relación que nacía, publicando un corazón en su cuenta de Instagram -ahora extinta- el 3 de julio de 2016. “Corazones de amor en Londres”, escribió.

The Canadian Press

La reacción del sucesor real, en tanto, no fue menor. “Harry quedó cautivado por su belleza, sofisticación y perceptibilidad”, detalla el autor. “Ella lo veía como un hombre y no como un título… y él se dio cuenta que debería elevar su juego, tal y como lo confesó un tiempo después”, relata.

“Me quedé muy gratamente sorprendido cuando entré y la vi”, afirmó el susodicho en una entrevista posterior. “Supe que era ella desde el primer momento”, manifestó meses más tarde, explicando que “el hecho de enamorarme de Meghan tan increíblemente rápido fue una confirmación de que todas las estrellas estaban alineadas. Todo era perfecto”, dice el enamorado príncipe.

Un mes más tarde de esa maratón de citas, Harry la invitó a acampar por 5 días en Botsuana, lo cual terminó siendo el “gran salto” de la relación según él. “Estábamos realmente solos, lo cual fue crucial para asegurarme de que teníamos la oportunidad de conocernos”, rememoró.

AFP

El resto es historia conocida. 

Puede interesarte