Por Antonio Rosselot
4 junio, 2020

La investigación de la Universidad de Princeton (EE.UU) arrojó que sus entrevistados tenían niveles más altos de felicidad estando en el jardín, en comparación con otras actividades del día. La razón de fondo sería la conexión que generamos con nuestras plantas o vegetales al verlas crecer y madurar con el tiempo.

Llegó el sol, el calorcillo y el verde en el hemisferio norte, indicador infalible de que se avecina el verano. Si bien la mayor parte del mundo ha estado confinada en casa debido a la pandemia global, muchos han combatido el aislamiento dándole rienda suelta a sus hobbies.

La jardinería es una de las artes que han resurgido en este tiempo de encierro y, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Princeton (EE.UU), esta práctica estaría contribuyendo a mejorar el estado de ánimo de la población.

El estudio, que fue realizado antes de la pandemia, entrevistó a 370 residentes del área Minneapolis-St. Paul sobre el estado de sus emociones y niveles de felicidad a lo largo de sus días. Del total de entrevistados, 188 de ellos dedicaban tiempo a la jardinería.

Estas personas resultaron tener altos niveles de felicidad trabajando en el jardín, comparado a otras actividades cotidianas. Este bienestar emocional se dio más en jardineros de vegetales más que ornamentales, probablemente por la relación que se genera con los vegetales al verlos crecer y madurar con el tiempo.

https://www.instagram.com/p/BY4BegiANJk/

Además, la jardinería tiene un componente social muy interesante: es una actividad que se hace en todos los estratos sociales, desde el más bajo al más alto. En el caso de las familias con menos recursos, principalmente vivían en zonas sin acceso a alimento nutritivo y saludable, por lo que estos jardines caseros ayudaban a balancear sus dietas.

Además, la jardinería se popularizó por la gran relevancia que tomó el tema del cambio climático, instando a la gente a reciclar y a adoptar prácticas sostenibles. Por lo tanto, es una práctica sana, ecológica y poco dañina para el medioambiente.

https://www.instagram.com/p/BdvmJFPABHU/

Si lo pensamos, no hay nada mejor que apuntar a una autosustentabilidad a corto plazo, dando vida y uso práctico al jardín. Y si le sumamos esos deliciosos rayos de sol tan propios de la primavera, ¿cómo no vamos a estar más felices?

Puede interesarte