Por Gillian Armstrong
2 junio, 2017

Todo este tiempo bailaste al son de una perturbadora letra.

Muchos oímos a nuestros padres o tíos (o a nosotros mismos, años después) bailando al ritmo de la clásica canción de la mexicana Yuri El apagón, incluso varios cantábamos al coro de “Con el apagón, qué cosa sucede“. Mas nadie se puso a pensar qué era lo que en realidad estaban diciendo, porque lo que sucedía no era nada bueno.

Lo que en realidad cuenta la letra, es que mientras una mujer va paseando por la calle se produce un apagón, y ante no poder ver nada, la joven es arrinconada y empieza a sentir manos aprovechándose de ella. 

Youtube

Pero lo peor de todo viene en la parte final, que es cuando revela quién era el susodicho que estaba abusando de ella, y es nada menos que su propio padre. 

Una terrible situación de abuso que es muy frecuente en la realidad de hoy. Sin embargo Yuri se ríe al respecto con una particular canción. 

Youtube

Lee la letra por ti mismo y saca tus propias conclusiones, aunque todo está bastante literal.

El primer párrafo relata el ataque sexual que vivió la muchacha.

Me quedé muy quietecita
En aquella terrible oscuridad
Y una mano, ay, ligerita
Me palpó con confianza y libertad
Si el peligro estaba arriba
Acá abajo la cosa andaba peor
Fue tan fuerte la ofensiva
¡Ay!… Qué me sucedió

Pero la parte final del tema es donde lo revela explícitamente todo.

Y sin ver al enemigo
En aquella terrible oscuridad
Me quitaron el abrigo,
El sombrero y qué barbaridad
Yo pensaba en el castigo
Que a aquel fresco en seguida le iba a dar
Cuando encendieron las luces
¡Ay! Era mi papá

Según cuenta el sitio Vix.com, este hecho no fue a raíz de una simple casualidad, sino que su padre en realidad estaba en busca de una víctima, más nunca pensó encontrarse con su propia hija (¿o sí?).

El tema en parte normaliza una situación lamentable que ha estado presente en la sociedad desde hace mucho tiempo, dándole un foco “gracioso”, acompañado de baile y energía, que pues, todos bailamos.

Así ya sabes, la próxima vez que El apagón suene en la radio, pensarás dos veces si cantarla o bailarla o si prefieres bajarle el volumen. 

Te puede interesar